Ivanka y Melania Trump: último duelo de estilo en plena guerra de poder

Conscientes de la rivalidad que les une, las dos mujeres de confianza del presidente Donald Trump han protagonizado la última batalla de estilo (y de miradas). Y tú, ¿con cuál te quedas?.

Melania Trump vestido
Gtres

Durante más de 15 años, Melania Trump fue la hermana que Stephanie Winston Wolkoff nunca tuvo. Así lo relata la ex asesora de la primera dama de Estados Unidos en el que promete ser el próximo best seller de 2020: Melania and me. Durante años, estas dos mujeres fueron mucho más que amigas, disfrutaban de sobremesas en los restaurantes más elegantes de la ciudad, asistían a baby showers y eventos y, como es de esperar, se contaban más de una confesión. Confesiones que podrían ver la luz este mismo martes, 1 de septiembre, y que por primera vez podrían hacer saltar por los aires la reputación de la primera dama, quien se ha esforzado tanto en mantenerse al margen de los turbios negocios de su marido, el presidente Donald Trump y de toda la camarilla republicana que le acompaña. 

Melania Trump vestido
Gtres

Por primera vez en cuatro años de mandato de Donald Trump y gracias a un extracto publicado por The Guardian, hemos podido comprobar la mala relación que hay entre la eslovena y su hijastra, Ivanka Trump. Según relata este artículo, la rivalidad entre las dos mujeres de confianza de Trump comenzó mucho antes de que este tomara posesión de su cargo como presidente de Estados Unidos. Rick Gates, exdirector de campaña de Trump, estuvo detrás del escándalo por plagio a Michelle Obama en el discurso de Melania Trump durante la última convención nacional republicana, en Cleveland en 2016. Un asistente de Melania asumió la culpa del fiasco, pero Wolkoff detalla: "Si Ivanka controlaba a Rick, y Rick supuestamente había escrito el discurso de Melania en la convención, ¿eso significaba que Ivanka estaba detrás de ese gran sabotaje?".

Consciente o no de la publicación del libro, la mala relación entre Melania e Ivanka Trump es un hecho y no hacen nada por ocultarla. El pasado jueves, durante la última Convención Nacional Republicana del presidente Donald Trump, su hija y su mujer volvieron a protagonizar un nuevo escándalo que no tardó en hacerse viral en las redes sociales. Después del discurso de Ivanka, Melania le dedica una amplia sonrisa de oreja a oreja, pero cuando la empresaria ya ha pasado de largo, el semblante de la primera dama cambia y su rostro se torna en lo que parece una clara actitud de rechazo hacia ella. 

Melania estilo vestido
Gtres

Pero, a esta batalla de egos le sigue uno más especial: el duelo de estilo definitivo entre Melania e Ivanka. El vestido de inspiración militar de Alexander McQueen y otro impreso en color rosa fucsia de Jason Wu han sido las propuestas de estilo de la primera dama para asistir a las diferentes jornadas organizadas por la Convención Republicana. En su última aparición, Melania quiso arriesgar con un deslumbrante diseño plisado firmado por Valentino, de corte midi, tirantes y cuello barco. Un vestido confeccionado en verde flúor, que se ciñe al busto con un sutil cinturón en rojo carmesí y que supera la cifra de los 2.000 euros. La primera dama combinó este vestidazo-capa con unos elegantes stilettos de piel vuelta en rosa palisandro. Un look elegante y muy apropiado para la ocasión, confeccionado con tejido en crepé que forma parte de la colección primavera/ verano 2020 de la casa de moda italiana.

Ivanka Trump
Gtres

En las antípodas del estilismo de Melania se encuentra Ivanka. Si la primera dama se decantaba por una explosión de color, la hija del presidente lo apostó todo al minimalismo, una opción con la que es (casi) imposible fallar. Además, dejó de lado sus propuestas de estilo más lady y se decantó por un conjunto de dos piezas compuesto por unos pantalones y una camisa. La empresaria se decantó por un diseño negro encorsetado de escote barco y manga larga con botones que ascienden desde el bajo de la camisa hasta el dramático escote. Una elección que combinó con unos pantalones de corte recto a juego con unos salones en color nude. Pero lo que más ha llamado la atención de su outfit es el top, confeccionado en crepé y firmado por la diseñadora Gabriela Hearst.

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo