Vídeo de la semana

El collar de perlas rusas o la joya más valiosa de la casa real española que lució la reina Letizia en París hace un año

'Las joyas de pasar', un lote de valor incalculable que la reina Victoria Eugenia de Battenberg recibió de manos de la infanta Isabel y de su marido, el rey Alfonso XIII.

letizia vestido novia Lola Liu
Fuente: Gtres

2020 marcó un antes y un después en la relación de la reina Letizia con el joyero de pasar. Fue, junto con 2019, el año en el que la esposa de Felipe VI lució alguna de las alhajas más importantes de la familia Borbón. A estas piezas, de gran valor histórico, patrimonial y sentimental, se les llama "joyas de pasar". 

Un lote de valor incalculable que la reina Victoria Eugenia de Battenberg recibió de manos de la infanta Isabel y de su marido, el rey Alfonso XIII y que ella dejó en herencia a su hijo Juan, conde de Barcelona y padre de Juan Carlos I, con el fin de que fueran llevadas por las sucesivas reinas de España

El testamento de la Reina sitúa en primer plano las 8 piezas al vincular su propiedad, ya por tres generaciones, al Jefe de la Casa Borbón. "Dado en Lausanne, a 29 de junio de 1963. Yo, doña Victoria Eugenia de Battenberg y Windsor, Reina que fui de España por mi matrimonio con el Rey Alfonso XIII, de cuyo enlace subsistieron al presente cuatro hijos, llamados Don Jaime, Don Juan, Doña Beatriz y Doña Cristina, por el presente testamento ológrafo ordeno mi última voluntad según las siguientes cláusulas: (…) las alhajas que recibí en usufructo del Rey Don Alfonso XIII y de la misma Infanta Isabel (...) desearía, si es posible, se adjudicasen a mi hijo Don Juan, rogando a éste que las transmita a mi nieto Don Juan Carlos. El resto de mis alhajas, que se repartan entre mis dos hijas".

Las citadas joyas incluyen una diadema de brillantes con tres flores de lis, el collar de chatones más grande, el collar con 37 perlas naturales, un broche de brillantes del cual cuelga una perla en forma de pera llamada "La Peregrina", un par de pendientes con un brillante grueso y engarzado con diamantes, dos pulseras gemelas de brillantes, cuatro hilos de perlas grandes y el broche gris pálido con brillantes del cual cuelga "La Peregrina". 

Letizi joyas pasar
Fuente: Gtres
Isabel II España
Fuente: Gtres

Se cumple un año del viaje express de los Reyes a París con motivo de la jornada europea de víctimas del terrorismo. A las 13 horas del mediodía de aquel 11 de marzo, el matrimonio Macron recibía a Felipe VI y a doña Letizia en el Palacio del Elíseo para un almuerzo celebrado en su honor. 

Para la ocasión, la Reina se enfundó un traje sastre azul marino compuesto por una blazer cruzada y pantalón ajustado de Hugo Boss. Un estilismo que completó con una camiseta básica y salones de punta al tono. 

Letizia collar perlas Isabel II
Fuente: Gtres
Letizia perlas
Fuente: Gtres

Pero, si hay algo que nos llamó poderosamente la atención de su atuendo fue el magnífico collar de 37 perlas que pende de su cuello. La primera vez que lo llevó fue en la recepción de honor al presidente alemán Frank-Walter Steinmeier y su mujer, en el Palacio Real de Madrid, y en su visita a París hace 364 días. 

Y bien, este collar es la joya más valiosa que atesora la familia real española y también la más antigua

En 1846, la reina Isabel II recibió como regalo de bodas de su futuro marido, Francisco de Asís de Borbón, un collar de perlas gruesas del que pendía "La Peregrina" y una tiara de brillantes y perlas que perteneció a Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, madre del novio. 

La reina muere en el exilio en 1904 y sus joyas son subastadas, incluyendo el citado colgante de perlas. Alfonso XIII acude al rescate de las joyas de su abuela y con motivo de su boda con Victoria Eugenia de Battenberg le regala el collar

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo