El día que Tamara Falcó copió a Letizia, ¡todo el análisis!

Tamara Falcó y doña Letizia han acaparado todas las miradas y los flashes haciendo gala de su estilo único y una propuesta de vestuario empoderada y con un toque desenfadado a la par que elegante.

Tamara Falcó Festival de Cine de San Sebastián 2020
Gtres

En lo que respecta a moda hay mucha tela de dónde cortar. Hablar de revolución y feminismo, también. Si cogemos y unimos ambos términos (moda y revolución) creamos una posición que va más allá de la apariencia estética, forjando una herramienta clave para romper con el sistema hegemónico de la moda (el de hace siglos y, por supuesto, el de ahora).

La relación de las mujeres con la moda es una lucha de superación, de clases y de inseguridad, y si no, remontémonos 100 años atrás con la opresión (literal) de las fajas, los corsés y los brasieres. Después de 1789, con la Revolución Francesa, estas prácticas y tendencias cayeron en desuso al considerarse una herramienta de opresión del cuerpo femenino, al igual que las pelucas, medias, calcetas y algunos tipos de zapatos. Pero, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX volvieron, quizás más por estética que por gusto. Años más tarde, en la Primera y Segunda Guerra Mundial la mujer tuvo que sustituir al hombre en su puesto de trabajo, obligadas a tomar las riendas de su familia mientras los maridos combatían en el frente. Las mujeres comenzaron a utilizar ropa de hombre, pero no fue hasta los años 60 cuando Yves Saint Laurent creó la versión femenina del smoking. Lo que se conoció como power suit se puso de moda y las mujeres pudieron respirar por primera vez en siglos.

Tamara Falcó Festival de Cine de San Sebastián
Gtres

Ahora nos parece muy normal ver a cientos de mujeres pasear, posar, trabajar y viajar con pantalones y una versión depurada y adaptada del traje de corte sastre masculino, pero no siempre fue así. Fueron décadas de rabia acumulada, desafíos y varias generaciones dispuestas a quemar sus ataduras. Ahora, esto es historia y las mujeres pueden vestir (literalmente) lo que quieran, sin límites (mientras la cuenta del banco lo permita).

Divide y vencerás. Eso ha hecho el clan Preysler desde hace años, con la reiterada sigilosa y paulatina de Isabel Preysler y la aparición y consolidación de su hija Tamara Falcó como un referente de estilo y belleza. La marquesa de Griñón es un claro ejemplo de superación y lucha, quién a su llegada al Festival de Cine de San Sebastián ha deslumbrado con un traje dos piezas en color rojo carmín y un par de zapatillas. ¡Quién se lo iba a decir a la mujer de la que hablábamos hace 100 años!.

Tamara Falcó ha debutado en la alfombra roja con un dos piezas capaz de competir con cualquier vestido de alta costura: traje de chaqueta y pantalón. Un look firmado por Carolina Herrera y confeccionado en una de las tonalidades favoritas de la reina Letizia: el rojo. Pero, la hija de Isabel Preysler ha elevado este look a cotas de sobresaliente con una camiseta de algodón de manga corta metida por dentro del pantalón y unas sneakers metalizadas que no tienen nada que envidiar a un par de stilettos. Pero, ¿a qué no sabes que otra figura relevante española se ha decantado por un traje de corte sastre en los últimos días? Sigue leyendo.

Letizia traje sastre rosa
Gtres

Como dijo su amiga periodista Sonsoles Ónega: "La Reina Letizia es un ejemplo para las madres y mujeres trabajadoras". Quizás es por ese motivo por el que la reina ha decidido prescindir de esos deslumbrantes vestidos midi y faldas de vuelo por un traje que nos gusta mucho. Un conjunto confeccionado en rosa empolvado compuesto por una blazer cruzada de Hugo Boss y unos pantalones slim fit, también en rosa. Como Tamara Falcó, Letizia ha combinado su propuesta de moda con un top blanco de Carolina Herrera de escote drapeado y unos stiletto de tacón cuadrado (hoy no ha decidido bajarse de los tacones). Dos diseños clásicos, depurados y que demuestran el poder que tienen estas dos mujeres españolas desafiantes, brillantes y con mucho estilo.

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo