Vídeo de la semana

Quizá el último look de Melania Trump que pasará a la historia, ¿qué te parece?

El último debate electoral entre el actual presidente republicano de Estados Unidos y el demócrata, Joe Biden, ha estado marcado por un elegante y sobrio estilo de las mujeres que han decidido acompañar a los candidatos.

Melania Trump e Ivanka, duelo de estilo
Gtres

Nos dicen que lo que nos ponemos para trabajar marca una gran diferencia en cómo nos ven. Y, si eres la primera dama de Estados Unidos, ese adagio se amplifica. Melania Trump ha sufrido un cambio de imagen radical desde que Donald Trump decidió postularse para la presidencia del país. Atrás quedaron las lentejuelas, las colores dramáticos, los vestidos que dejaban al descubierto el muslo y los escotes pronunciados. Hoy, convertida en una figura política de gran relevancia, la ex modelo de origen esloveno prefiere un vestuario mucho más conservador y elegante. Sus diseñadores de cabecera incluyen Ralph Lauren, Dolce & Gabbana y Michael Kors. La sofisticación sigue siendo la clave, pero más pulido y arreglado que en la década pasada. Ella es, le guste o no, una figura tan relevante como la duquesa de Cambridge o la reina Letizia (con permiso de ambas).

Con un peinado y un semblante inalterables (podemos contar con los dedos de una mano el número de veces que le hemos visto sonreír), el estilo de la mujer del presidente de Estados Unidos siempre tiene un elemento en común: el precio de las prendas. Melania ha dado en el blanco para no pasar nunca desapercibida con un estilo que peca de sofisticado, pero nunca aburrido.

En plena pandemia mundial y con la presión del voto anticipado por correo, Joe Biden y Donald Trump se baten en una guerra con un único vencedor y un tenso estado emocional propio de la legislatura de Trump y su "Make America Great Again", algo que ha derivado en una gran crisis de valores que no veíamos desde los tiempos de Martin Luther King.

"Ahora sí hubo un debate", fue el consenso de los medios de comunicación americanos con el ojo puesto en el segundo y último debate presidencial del 23 de octubre. Hoy, 12 días después de aquel encuentro final entre los dos candidatos, la batalla dialéctica y política ha entrado en su recta final. Millones de estadounidenses se desplazarán hasta su centro electoral más cercano para ejercer su derecho a voto, el más controvertido, ajustado e inequívoco en toda la historia de EE. UU.

Melania Trump Dior
Gtres

Después de haberse recuperado del coronavirus, dos de las mujeres más controvertidas y estilosas del país se han batido en duelo en una de las citas más importantes de la recta final electoral. Ninguna decepcionó con su elección de estilo, ya que ambas apostaron sobre terreno seguro optando por el color de la elegancia: el negro. Una tonalidad que representa el poder, la fortaleza y la autoridad, pero también la elegancia y la sofisticación.

Aunque es toda una experta a la hora de combinar estampados, lo cierto es que Melania ha encontrado en el monocolor su mejor aliado. Un estilo simple y minimalista que puedes usar en cualquier clima y para cualquier ocasión, ya depende de tu estilo personal y del color por el que te decantes. Utilizar un único color tiene una doble ventaja: por un lado, se acabaron los quebraderos de cabeza a la hora de combinar tu estilismo de turno, por otro estiliza la figura, desde los pies a la cabeza. 

Melania Trump debate presidencial Dior
Getty Images

Para la ocasión, la primera dama se enfundó un elegante vestido de Dior de líneas elegantes sin mangas. Un diseño que destaca por sus solapas XL, que dotan al vestido de un patrón propio de una blazer. Un modelo de largo midi ajustado al busto con un cinturón al tono de cuero, que dejaba como claro protagonista a la falda acampanada "godet". En cuanto a los complementos: salones de charol con suela roja y tacón de aguja de Christian Louboutin y mascarilla negra a juego.

Ivanka Trump vestido negro Monse
Gtres

Por su parte, Ivanka se decantó por el vestido para convertirse en la invitada perfecta. Un diseño drapeado de largo midi y falda asimétrica de la firma Monse, por 1.606 euros. Un modelo confeccionado en satén y que, como el de Melania, dejaba los hombros al descubierto pero con la diferencia de que las hombreras de la primera dama desviaban la atención del resto del diseño. El detalle de fruncido a la altura de la cadera se encarga de potenciar la silueta de la empresaria (muy trabajada). En cuanto a los complementos: salones de piel vuelta al tono y mascarilla rosa.

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo