¿Cómo la moda española se está enfrentando al coronavirus?

Tras tres meses de confinamiento, resulta difícil anticipar las consecuencias reales de la crisis del coronavirus. ¿Cómo lo están viviendo nuestras firmas nacionales? ¿Qué medidas han adoptado? ¿Qué previsión tienen?

Marcas españolas
Imaxtree

El estado de alarma, decretado el pasado 14 de marzo en nuestro país, supuso el cierre de establecimientos y tiendas físicas. Una medida decretada ante la emergencia del coronavirus cuyas consecuencias son ya muy visibles para el sector de la moda. A los eventos pospuestos y cancelados, se sumó una caída del consumo ligada a la preocupación del suministro básico en las primeras semanas. El comercio en línea siguió aún así activo y fueron numerosas las firmas en reinventarse: entrega aplazada, venta por Instagram, vídeos en directo, envíos gratis... los canales se multiplicaron en un intento de limitar los daños. Aunque aun resulte difícil cuantificarlos de forma exacta, la ACME estima una pérdida de 360 millones de euros entre abril y junio. A nivel global, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha cifrado en 1.346 millones de euros el impacto de la pandemia en el sector.

"La mejor bandera no está en el patriotismo ni en un trozo de tela, la mejor responsabilidad con el propio entorno está en nuestras monedas, lo que tú compras con tu dinero hace mucho más que todas las banderas que quieras mostrar y lucir, no solo porque hayamos pasado esta situación. Siempre lo comparo con la gastronomía, podemos pensar en cosas que sabemos que benefician a nuestra salud y que nos favorecen. En la moda es lo mismo, consumimos menos de mejor calidad, nos favorece no solo estéticamente sino también emocionalmente", comentó acerca del consumo nacional Modesto Lomba, presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), en el marco del encuentro "Interiorismo y moda en tiempos del Coronavirus", con Carolina Valencia, CEO de Cement Design, marca española sinónimo de exclusividad, líder en la fabricación de revestimientos continuos de ecocemento con la que ha trabajado la firma Devota&Lomba y Felipe Santamaría, arquitecto de Devota&Lomba Estudio. "Hay muchas ganas de volver a recuperar la dinámica de esperar que el consumidor razone más su compra, que piense más en el consumo. Apoyar y construir la moda española, mostrarla. Cuando compramos muy barato estamos contribuyendo en algunos lugares del mundo a condiciones laborales sociales y económicas que seguramente nadie querría. Con nuestros ahorros de unas pocas monedas, estamos contribuyendo a eso. Cuando compras una prenda que te va a durar mucho más en el tiempo que es de diseño, generas menos residuos, es la doble responsabilidad, nos favorece a todos. Hay que apoyar a los artesanos nacionales".

Una realidad que están viviendo en primera persona, con esperanza y valor, los responsables de firmas con fabricación en España. Algunos de ellos nos explican su experiencia, recordándonos la importancia de pensar también en moda local para asegurar el futuro de un sector en constante evolución...

Carmen Gómez, de mona moon: 'Pienso que la gente está a la expectativa respecto al consumo'

mona moon
@monamoon_official

mona moon nació en Almería como un proyecto lleno de ilusión y creatividad en 2013. La firma, que aboga por "complementos atemporales, fabricados a mano con un diseño a mitad de camino entre el arte y la funcionalidad" presenta colecciones de bolsos de piel de alta calidad.

¿Cómo estás viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

Mi familia tiene salud así que a nivel personal estoy bien aunque he pasado por muchos altibajos emocionales y distintos estados anímicos. Aun así  todos los días me levanto pensando en positivo y repasando todo lo bueno que puedo destacar de esta situación y la más importante es que  mi pareja y yo, que en condiciones normales vivimos separados de lunes a viernes desde que nos conocimos hace 9 años (Almería- Madrid) estamos juntos, así que para nosotros está siendo una experiencia muy enriquecedora. Estamos muy felices de convivir y compartir tanto tiempo como pareja. También me ha servido en una primera etapa para descansar y desconectar y en una segunda para incrementar la creatividad y desarrollar prototipos e ideas nuevas.

A nivel empresarial la crisis del coronavirus está siendo un desastre para mona moon ya que tenemos toda la inversión hecha.  Las ventas han decaído un 99% y tenemos toda la colección SS20 fabricada y almacenada en nuestro taller esperando a poder abrir nuestra tienda física y a que las ventas on line arranquen porque han descendido también drásticamente. Para mona moon la primavera junto con la Navidad son los dos periodos de mayor venta de bolsos. Parte de nuestra producción en esta época la destinamos a la fabricación de carteras y bolsos de fiesta y ceremonia y dadas las circunstancias asumimos que esas ventas ya las hemos perdido este año junto con las demás propias de esta época.

¿Qué medidas has adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? 

A nivel económico, antes de que se declarase el estado de alarma y dadas las noticias que ya se publicaban lo primero que hice fue cancelar algunos pedidos de piel que acababa de hacer para ampliar la colección de verano en una segunda fase de producción, posteriormente hice un estudio económico de la empresa para los 6 próximos meses y pedí un préstamo ICO para poder frente a todos los gastos y futuras inversiones. 

De momento no me planteo fabricar nada para la temporada que viene hasta ver como reacciona la gente cuando termine el confinamiento. Para mona moon los meses de verano van a ser cruciales para su continuación, la  empresa es pequeña y no tiene grandes producciones porque desde el principio se apostó por la fabricación artesanal de ediciones limitadas de modelos atemporales, colores y texturas así que podemos esperar unos meses antes de tomar la decisión de fabricar la nueva colección. De ser así sabemos que vamos a llegar un poco justos para iniciar temporada pero preferimos de momento no arriesgar más. Creo que de forma general el modelo actual del comercio de moda tiene que cambiar, no se puede seguir con los ritmos de colecciones a los que hemos estado sometidos estos últimos años.

¿Qué planes tienes para esta temporada? 

De momento poder abrir cuanto antes de nuevo las puertas de mi empresa.

¿Se ha potenciado la venta en línea?

No, de hecho la venta online en mona moon ha descendido drásticamente respecto al ritmo que llevaba los meses anteriores y respecto al mismo periodo del año anterior. En definitiva, está siendo un desastre, pienso que la gente está a la expectativa respecto al consumo. Además, mona moon vende bolsos y complementos de piel y la gente está en casa sin salir, a no ser que llegue una fecha señalada como un cumpleaños o un aniversario entiendo que no se planteen comprar algo que no sea imprescindible.

¿Cómo crees que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento?

La verdad es que no lo sé y eso es algo de las cosas que más me angustia, quiero pensar en positivo y que la gente que pueda y a la que le permita su situación económica consuma con "corazón" es decir, que compre en comercios locales y que apuesten por marcas españolas que fabrican en España y en especial por las que apuestan por producir de forma artesanal fomentando de esta manera la conservación de oficios centenarios y la supervivencia de pequeños talleres familiares. Vamos a ser solidarios con nuestros vecinos, con nuestro barrio, con nuestra moda y con nuestra industria y que toda esta tragedia nos ayude a poner en valor el "made in spain".

Pese a las circunstancias, ¿nos podrías comentar alguna novedad?

Me gustaría destacar que este año tenemos un nuevo modelo de bolso donde se unifican varias tendencias de la temporada, nuestro modelo ATENAS tiene un tamaño XL, y una correa terminada en crochet color amarillo neón. La textura de la piel en puntos la hace deportiva y super fresca ideal para un bolso de piel de verano.

Gerardo González, director creativo de BOX SAN SEBASTIÁN: 'Confiamos en una recuperación temprana como en la venta física en nuestras tiendas'

Box San Sebastián
@boxsansebastian_official

El origen de esta firma de bolsos, afincada en San Sebastián como su nombre lo indica, se remonta a 1948, cuando Manuel González dio sus primeros pasos en el mundo de la marroquinería como guarnicionero. Desde entonces, no ha dejado de proponer modelos de calidad, que rinden homenaje a "la artesanía marroquinera refinada con técnicas de la alta costura".

¿Cómo estáis viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

Creemos que no somos diferentes al expresar el sentimiento de incertidumbre que nos invade. Emocionalmente estamos en un continuo tobogán según pasan las fechas y las noticias cercanas, nacionales e internacionales nos desbordan. A todos los niveles de la empresa se piensa en el futuro, sea del trabajo personal, como del futuro de la marca. El miedo al contagio es evidente desde el principio, pero según avanzan las semanas los profesionales que nos acompañan están menos temerosos y en  buena disposición de trabajar con las máximas prevenciones  que hemos tomado tanto sanitarias, como de seguridad necesarias; es evidente que todos lo necesitamos con la nueva realidad.

¿Qué medidas habéis adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? ¿Qué planes tenéis para esta temporada? ¿Se ha potenciado la venta en línea?

Hemos adoptado en producción las medidas de higiene y control necesarias, y afortunadamente las distancias de seguridad se pueden acoplar sin grandes dificultades.

Tuvimos que cambiar el ritmo de producción en las dos primeras semanas, pero ahora estamos al ritmo necesario para poder cumplir con las ventas de exportación firmadas. Respecto a la producción en nuestras tiendas, que por el momento están cerradas nos ha obligado a ser más prudentes en nuestras previsiones.

Afortunadamente nuestros planes y estrategia no cambian mucho, nuestra marca es atemporal en filosofía, así como en producto, con la lógica salvedad de los colores. Queremos seguir presentando las diversas acciones de marketing que tenemos alrededor del 40 aniversario de nuestro producto más icónico. Celebrar con nuevas versiones del 8010Y6 buque insignia de nuestros bolsos es un privilegio un poco distorsionado en este 2020. Seguimos trabajando en nuevas ideas después del verano potenciando muestra línea sostenible con nuevos textiles de recuperación de residuos.

Desafortunadamente, el sector del retail en equipamiento de la persona ha acusado muy gravemente la reducción por el momento de las ventas en línea y nuestra marca no es ajena a esta situación que esperemos pronto cambie. Hay picos como es normal por el día de la madre, pero confiamos en una recuperación temprana como en la venta física en nuestras tiendas. Estamos realizando un esfuerzo en este momento para reforzar este canal y ofrecer el mismo servicio exclusivo lo mismo que nuestra experiencia de compra, siempre cercanos sin estar físicamente con los clientes. Es un nuevo reto.   

¿Cómo creéis que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento?

Tenemos puestas las máximas esperanzas. Confiamos que haya una concienciación general en la necesidad de actuar y fomentar el consumo en las familias que menos están sufriendo esta situación. Esperamos que todas las acciones que se están realizando a pequeña escala de diferentes marcas y colectivos, pueda ser refrendada por los gobiernos central y autonómicos con una gran voz y deseamos que se  priorice  esta voz a favor  del comercio local que es el que da personalidad a las ciudades y las marcas "made in spain" tenemos mucho que aportar  en esta terrible situación. Confiamos en que haya quedado visible  la importancia de la producción nacional,  constatado en estas primeras semanas para el autoabastecimiento sanitario tan importante para la salud. La necesidad del "Made in Spain", desde el punto de vista del sector moda al que pertenecemos, es nuestra aportación a la economía del país; además de la sostenibilidad e impacto positivo que esto implica tanto para el planeta como para nuestra propia especie.   

Pese a las circunstancias, ¿nos podríais comentar alguna novedad?

Como comentaba antes estamos muy orgullosos de nuestra trayectoria y de poder presentar nuevas versiones de un icono , el bolso 8010Y6 que forma parte de la vida de ya cuatro generaciones de mujeres. Contar con un buque insignia para una marca de marroquinería premium como la nuestra es toda una aspiración que hemos logrado en nuestros 71 años de historia.  Para celebrar esta efeméride y acompañar a este icono, se han realizado una serie de bolsos reducidos, con concepto muy Smart en su funcionalidad y portabilidad como caracteriza a nuestra marca. Estos días se están presentando SmartWALLET, Tximeleta  (mariposa en euskera)  y 8010Y6 Zero como los más destacados. También estamos trabajando en una nueva línea de bolsos de estilo casual con un nuevo material sostenible que presentaremos después del verano.

Rocío González, fundadora de Frambuã: 'Me ha cambiado el chip'

Frambua
@frambua_official

Frambuã es una firma “handmade in Spain” de calzado que nace con el propósito de cambiar el concepto del lujo. Cuenta con colecciones irresistibles de bailarinas, botas náuticos... abogando por calidad a precio más asequible.

¿Cómo estás viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

Intento compaginar ambas cosas, pero es difícil no mezclar la vida personal y empresarial cuando se compaginan dos campos en un mismo lugar y mezclar sentimientos por todas las situaciones que acarrean esta nueva situación y las del día a día.

En el plano personal con niños, no está siendo un confinamiento de poder descansar y hacer las cosas que nunca tienes tiempo y que siempre quieres hacer (como por ejemplo leer un libro tranquilamente)… pero sí que estoy disfrutando más del roll madre cuando estoy al 100% con ellos. Y ahora que podemos ir a pasear, disfruto mucho los paseos por el campo con ellos y valoro más estos momentos.  

En el plano empresarial adaptándome a la situación. Tenía grandes proyectos para esta temporada que hemos tenido que parar… pero bueno, los hemos pospuesto con expectativas de poder arrancarlos de nuevo en una o dos temporada siempre que podamos subsistir. No quiero ser negativa, sino más bien positiva pero es verdad que nadie sabe cómo va a evolucionar todo en general.  Es un tema que me preocupa bastante porque está afectando mucho a la firma y me roba el sueño…, pero en el fondo me siento una privilegiada porque tanto mis allegados como mi familia, estamos todos bien.

¿Qué medidas habéis adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? ¿Qué planes tenéis para esta temporada? ¿Se ha potenciado la venta en línea?

Con esta situación la primera medida fue reducir gastos para poder afrontar esta temporada, ya que estamos en una situación que no sabemos qué camino va a tomar, y si la gente va a consumir o no.

El ritmo de producción es a 6 meses vista en cada temporada así que no tenemos margen de maniobra para aminorar producción; nuestro objetivo esta temporada es poder mantenernos y poder asumir los gastos, sin pretensión de tener beneficios.

Me ha cambiado el chip, y esta temporada he asumido que no vamos a crecer al ritmo que estábamos teniendo. Vamos a enfocar esfuerzos en reforzar la imagen de marca, a ser más notorios reforzando el área de la comunicación que muestre la parte más humana que hay detrás de Frambuã, y por supuesto esperando que todos estos esfuerzos nos ofrezcan un retorno positivo en las ventas en el medio-largo plazo.

¿Cómo crees que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento?

Aunque incierto, ya se observan cambios en los hábitos de consumo (sobre todo a nivel digital), y habrá que vigilarlos muy de cerca para adaptarnos a esta nueva era. En general confío en que socialmente salgamos más fortalecidos, creo que esta situación ha sido un toque de atención para que no vayamos tan rápido, disfrutar y valorar más del día a día, de los nuestros, y creo que se harán compras más conscientes en consumo (alimentación/moda/diseño) donde se tendrán más en cuenta los valores de la marca y todo lo que hay detrás de ella.

¿Nos podrías comentar alguna novedad de FRAMBUÃ?

Como novedades, tenemos unas bailarinas acordonadas muy estilosas e ideales para llevar con faldas con vuelo o vestidos de verano. Y las bailarinas más top, las Dúo de serpiente auténtica pintadas a mano.

También estoy deseando poder enseñaros las sandalias de este año… aunque será un verano atípico, seguro que vamos a poder lucirlas. ¡Me tienen enamoradas! ¿Queréis un adelanto?

Elma Francés, fundadora y directora creativa de Manuela va de fiesta: 'Ahora, vamos a levantar la persiana y reiniciar nuestra actividad normal con energías renovadas'

Manuela va de fiesta
@manuelavadefiesta

Manuela va de fiesta es una marca de moda especializada en novias, madrinas, invitada especial y fiesta, con producción en San Sebastián. Nos explican que la marca "está compuesta por tres líneas de trabajo diferenciadas: MANUELA VA DE FIESTA, el nombre bajo el que comercializamos la colección prêt-à-porter (o lista para llevar), MANUELA NOVIAS es nuestra línea nupcial y MANUELA ATELIER, es la personalización máxima. Piezas de costura y alta costura que son diseñadas y confeccionadas en exclusiva para la clienta que las solicita."

¿Cómo estáis viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

A nivel personal, ha sido inevitable no vivir en una montaña rusa de emociones en la que, a la incredulidad de los primeros días, se sumaban a al miedo por el desastre económico que, cerrar la persiana de nuestra tienda física en plena alta, podía suponer, y los nervios por tener un bebé en plena crisis coronavirus con toda la desinformación que todavía había al respecto.

A nivel empresarial, ya los días previos a que se decretara el Estado de Alarma, comenzamos a desinfectar todas nuestras instalaciones y a tomar medidas extraordinarias de higiene.  Pero con la nueva situación tuvimos que cerrar la persiana de nuestro establecimiento y parar toda la parte de venta y atención al público. 
 
¿Qué medidas habéis adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? ¿Qué planes tenéis para esta temporada? ¿Se ha potenciado la venta en línea?

Cómo ya hemos dicho, tuvimos que cerrar nuestra tienda física. Y, también, por responsabilidad, decidimos parar la venta a distancia y al por mayor. No obstante, hemos mantenido contacto directo con nuestras clientas en activo durante estas semanas. La parte de taller la hemos tenido activa para adelantar todo el trabajo que hemos podido y, para hacer nuestra aportación solidaria puesto que hemos estado confeccionando batas de protección individual con delantero y mangas plastificadas para sanitarios. 
 
Ahora, vamos a levantar la persiana y reiniciar nuestra actividad normal con energías renovadas, mucha ilusión, una colección de primavera-verano muy bonita y novedades de cara al otoño.

¿Cómo creéis que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento?

Pensamos que va a haber cierto miedo y prudencia respecto a las compras. Nosotras, por nuestra parte, extremaremos las medidas de higiene y desinfección para que todas nuestras clientas puedan tener una experiencia segura, agradable y relajada. 
 
Pese a las circunstancias, ¿nos podríais comentar alguna novedad?
 
Tenemos una tienda online muy bonita que estaba lista para ser lanzada cuando se decretó el Estado de Alarma y, por responsabilidad, decidimos no activarla hasta que pasara todo. Así que una de las principales novedades será la apuesta por fortalecer la venta online. 

Además, para la campaña de invierno, estamos trabajando en una línea pequeños complementos y prendas de alma slow-fashion que no necesitan esperar a un evento para ser estrenadas. Vamos a ampliar nuestra línea menos fiesta y más sport para compensar los “meses perdidos” de BBC (bodas, bautizos y comuniones) que son el pilar principal de nuestro negocio.
 

Lara Victoria, fundadora de Mislita: 'Nos ha supuesto un reto tanto a nivel personal como empresarial'

Mislita
@mislitas

Mislita es una firma de calzado española que "nace del amor por la moda, del amor por el calzado, la creatividad, la elegancia y el estilo!". Su colección está repleta de zapatos de colores, con estampados de calidad que además, llevan nombre de mujeres.

¿Cómo estáis viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

Estos días los estamos viviendo con una mezcla de sentimientos, pero el principal es la tristeza de ver lo que está ocurriendo en el mundo y en especial en nuestro país. No nos podemos olvidar de las víctimas, de todos los afectados y de sus familiares. Además nuestro agradecimiento a todos aquellos que, a pesar de las duras condiciones a las que se han enfrentado, han estado en primera línea de batalla. 

¿Qué medidas habéis adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? ¿Qué planes tenéis para esta temporada? ¿Se ha potenciado la venta en línea?

Nos ha supuesto un reto tanto a nivel personal como empresarial. Primero, cerramos la tienda física de Madrid. Unos días más tarde de comenzar el estado de alarma, decidimos que tampoco íbamos a realizar envíos. Esta dura decisión fue una cuestión de responsabilidad social y los duros momentos que vivíamos. El ritmo de producción también ha cambiado, nuestras pequeñas fábricas y talleres cerraron y los tiempos de recepción de mercancía se nos han alargado para poder ofrecerlos a nuestros clientes.

¿Cómo creéis que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento? 

Sin duda esta nueva situación supone un gran reto. Siento que estos días nos han dejado muchas enseñanzas a todos los niveles, personales y también como sociedad. En nuestro caso, optaremos por potenciar más la marca online que es cómo surgimos. Estos días nos han invitado a replantearnos y definir un nuevo camino. 
 
¿Nos podríais comentar alguna novedad de su marca?

Ya veníamos trabajando desde tiempo atrás con la idea de incorporar nuevas propuestas de mislitas fabricadas con otros tipos de materiales, más ecológicos, recicladas PET...en definitiva más sostenibles también. Siempre hemos realizado un producto cuidado, realizado por manos artesanas, ahora lo queremos potenciar con nuevos materiales ecofriendly en la fabricación del calzado y de nuevos productos en los que estamos trabajando.

Jimena y Gabriel, fundadores de ALAWA SWIMWEAR: 'El e-commerce será un canal vital en la recuperación de la actividad comercial'

ALAWA SWIMWEAR
@alawaswimwear

ALAWA SWIMWEAR nace en 2013 con la idea de "realzar la belleza de todas las mujeres en ropa de baño, concibiendo así bañadores con efecto de una sola pieza, que fueran capaces de transmitir lo femenino con elegancia y gracia." En 2017 da un giro con el objetivo promocionar y potenciar la belleza más genuina de las mujeres y la familia, incorporando la tradición y el diseño más vanguardista.

¿Cómo estáis viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

Creo que es imposible separar el nivel personal y el empresarial en una situación como la que estamos viviendo. Esta crisis atraviesa todos los niveles en que pueda transcurrir nuestra vida. Las personas que mueren, se contagian o se quedan sin trabajo son las personas que nos rodean: nuestras familias, nuestros amigos, nuestros clientes, nuestros proveedores. La gente con la que se teje nuestra vía personal y profesional. Es por eso que, si bien siempre hemos apostado por un modelo empresarial centrado en la persona, hoy más que nunca ponemos en valor esta manera de trabajar. Lo que vivo en casa con mi familia lo aplico también a mi empresa. Esa es la máxima, y si en casa cuido a los míos, en la empresa también. Y si he tenido que adaptarme con mi familia tomando nuevas medidas y cambiando nuestros hábitos, en la empresa también.

Al principio intentábamos comprender lo que estaba sucediendo y como afectaría eso en nuestra vida, familia, entorno y al proyecto empresarial. Luego ha habido una fase de aceptación y adaptación, a la vez de pensar en qué podíamos aportar. Ahora, estamos en la fase de buscar nuevas ideas para adaptarnos a los cambios que esta crisis nos traerá.

¿Qué medidas habéis adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? ¿Qué planes tenéis para esta temporada? ¿Se ha potenciado la venta en línea?

Hemos adoptado medidas a todos los niveles. Para empezar medidas del protocolo de prevención del COVID-19 más estrictas a la hora de manipular los productos, aunque hemos de decir que desde nuestros inicios aplicamos normas que ahora vienen muy bien para esta pandemia, como por ejemplo aplicar vapor a las prendas antes de que entren en el circuito de venta, esterilizando el producto y dejándolo en su mejor estado.

Nuestro motor comercial principal claramente es la primavera y el verano, y si bien la globalización te ayuda a que la estacionalidad propia de la moda baño se atenúe, el fuerte sigue siendo el comercio local a nivel europeo. En nuestro caso, justo el cierre de la actividad de producción general en España nos pilló en el momento en que debíamos de terminar la confección de las prendas para esta temporada 2020, obligándonos a replantear las entregas de la producción. Esa fue nuestra primera oportunidad para rediseñar estrategias y adaptarnos al cambio. Tuvimos que espaciar la salida al mercado de los nuevos modelos.

Nuestra idea era presentar al final del verano la colección para la temporada 2021, y eso también hubo que revisarlo. Si bien nunca hemos parado el proceso creativo, no discurre con la misma agilidad ni los mismos tiempos. El parón de toda la industria nos ha obligado a cambiar el paso y las prioridades.

Otro impacto grande que tuvimos que afrontar fue la desaparición de la venta física, justo en el momento en que estaba planeado abrir las tiendas con el inicio de la temporada estival. Toda la inversión y planeamiento original hubo que redirigirlo al canal online.

Imperativamente debíamos potenciar el canal online pues era la única vía que nos permitía seguir operando.

Fue en ese momento donde vimos la manera en que podíamos continuar manteniendo un contacto directo con nuestros clientes y a la vez dar una respuesta concreta desde nuestro sitio a la sociedad. Como comentaba al principio, la filosofía con la que nace ALAWA es la de poner en el centro a la persona (en ALAWA siempre decimos que la moda es para las personas no las personas para la moda), y justamente nos encontrábamos en una situación histórica, donde debíamos asumir una responsabilidad social y empresarial a la altura de las circunstancias excepcionales que estábamos viviendo. También debíamos dar una respuesta eficaz al parón comercial que había supuesto el cese de la venta física. Fue allí donde elegimos prescindir de elementos esenciales para nuestra empresa, pero que decidimos posponer en este momento. Con este planteamiento, y desde nuestras posibilidades, bajamos los precios de todos nuestros artículos al 50% durante el confinamiento en España. Redujimos los márgenes al mínimo buscando llegar a más personas y de una manera más directa.

Es verdad que como política empresarial no solemos usar el esquema de rebajas en nuestros productos, pero vimos que estábamos viviendo un momento que requería medidas excepcionales.

La respuesta del público no podría haber sido mejor. El mensaje de contribuir con lo que podíamos como empresa, desde nuestro lugar en la sociedad, fue comprendido y acogido muy bien. Diría también que como marca nos hemos sentido arropados por nuestros propios clientes. Está siendo un tiempo de mucho crecimiento en cuanto a “el alma” de nuestra empresa. Es verdad que los números y la economía nos han puesto a todos en “jaque”, pero gracias a Dios hay otros elementos que sostienen y vigorizan a una empresa. Esos son los que nos están apuntalando en esta situación.

¿Cómo creéis que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento?

Nadie tiene una bola de cristal, pero por lo que estamos viendo el e-commerce será un canal vital en la recuperación de la actividad comercial. El contacto físico con el cliente es predecible que disminuya, pero eso no quiere decir que disminuya el contacto en sí. Si hay algo que esta crisis ha demostrado es la capacidad de estar cerca y conectar desde el corazón cuando debemos estar lejos, o confinados en nuestras casas.

¿Nos podríais comentar alguna novedad de ALAWA SWIMWEAR?

Como novedad, este año hemos sacado una fragancia que de momento solo la estamos aplicando en el packaging. Es un detalle que se podría calificar de casi imperceptible, pero para nosotros es un detalle que nos encanta y habla mucho de nuestra marca: aplicar el sentido del olfato a la experiencia de la compra.

Y a futuro, en estos tiempos convulsos, estamos pensando en hacer cosas nuevas, esperamos poder concretarlas y contarlas pronto!

Lucía Be: 'Al final somos mucho más que una empresa y tenemos que ayudar en lo que podemos, cómo podemos'

Lucía Be
@luciabe

Lucía, quien se describe a si misma como "cuentista, dibujanta, diseñadora y sombrerera en mis ratos libres" ha lanzado su propia firma tras trabajar como periodista. De diademas a cuadernos pasando por joyitas o más recientemente gafas de sol... sus colecciones cuentan con auténticas maravillas para cualquier ocasión. Lanzó ante la crisis del coronavirus una camiseta solidaria con un arcoíris que se agotó en un tiempo récord...

¿Cómo estás viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

Esto daría para un libro, ya que está siendo una situación completamente nueva y muy intensa, que nos está cambiando a todos. En un mismo día he llegado a llorar, reír, sentir que me fallaban las fuerzas y darlo todo de nuevo. Me gusta pensar (y lo digo con todo el respeto a enfermos, sanitarios y todos los que están sufriendo DE VERDAD esta situación) que todo esto nos ha devuelto un tiempo que habíamos perdido. Tiempo para ESTAR en casa, con los nuestros. Normalmente hay muchísimas opciones sobre la agenda, pero ahora la vida decide por nosotros. Es la primera vez he pasado un mes y medio entero con mis hijos, sin separarme de ellos, CADA DÍA. Sin colegio, sin actividades extraescolares, oficina, horarios de trabajo... Es agotador y conciliar es casi imposible, tengo que trabajar la mayoría de veces por la noche para poder seguir el ritmo, pero está siendo un tiempo precioso. Hablo a nivel personal, pero también empresarial: vivíamos y trabajábamos corriendo. Y esto nos ha hecho parar en seco y reorganizar prioridades. Darnos cuenta de que ese viaje no era TAN importante, o aquella colección, o esa gestión urgente. Poner foco en lo importante: las personas. Y comprobar que otra forma de trabajar es posible: quizás menos exigente, más elástica. Hemos reorganizado números y hemos bajado objetivos, hemos tenido nuestros centros totalmente cerrados durante un mes y medio, pero ha sido muy motivador ver cómo la gente se ha volcado. 

Al final somos mucho más que una empresa y tenemos que ayudar en lo que podemos, cómo podemos. Hemos recaudado más de 40.000 euros para estudiar la cura del Covid - 19 y ha sido super motivador ver cómo la gente se ha volcado. 

¿Qué medidas has adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? ¿Qué planes tienes para esta temporada? ¿Se ha potenciado la venta en línea?

Implementando el teletrabajo siempre que sea posible, suspendiendo envíos hasta la desescalada, y cerrando todos nuestros centros de trabajo. Esta semana hemos reactivado los envíos, pero volvemos de manera diferente, con la máxima prudencia, porque para nosotras lo más valioso que tenemos es nuestro equipo, y ahora más que nunca, tenemos que cuidarlas a ellas y a las personas que reciben nuestros paquetes. La idea es que todas las que puedan trabajar desde casa, lo hagan, pero en el caso de almacén y preparación de pedidos la logística es necesariamente presencial, y ahí es donde aunamos fuerzas: estamos trabajando en condiciones muy especiales que hacen que los tiempos sean más lentos. No podemos trabajar la plantilla al completo para garantizar que en un mismo espacio podamos trabajar de forma casi aislada y los pedidos se preparen de forma individual, con todas las medidas de protección necesarias y garantizar contacto cero con mensajería.

Ahora la producción va mucho más lenta, durante 7 semanas la prioridad ha sido otra y eso ha hecho poner en standby las fábricas y los talleres. Ahora toca tener paciencia hasta que alcancemos un ritmo similar al de antes de esta crisis sanitaria, nos toca tomar conciencia de los procesos y asumir que no podemos lanzar todo lo que nos gustaría. Hemos tenido que cancelar varias colaboraciones, proyectos muy emocionantes que nos iban a hacer crecer... 2020 se presentaba como un año verdaderamente ilusionante y vertiginoso.

Hemos puesto el freno: nuestro plan es conseguir aprender de esta situación que estamos viviendo, que no se nos olvide todo lo que hemos pasado. Nos hemos dado cuenta de que lo que necesitamos como sociedad es estar unidos, y buscar un fin común. La gente en nuestra marca busca un mensaje positivo, divertido y real, y seguiremos trabajando en ofrecer todo eso en nuestras colecciones.

Somos una marca que nació online y siempre ha sido nuestro canal de venta, así que es nuestro medio natural. Quizás nos genera más incertidumbre lo físico: abrimos nuestra primera tienda en octubre, y de momento, igual que nuestras oficinas en Madrid, siguen cerrados. Ahora mismo estamos centradas en potenciar la venta online. La digitalización va a ser muy fuerte en los próximos meses y trabajamos para ponérselo fácil a nuestros clientes.

¿Cómo crees que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento?

Todo está evolucionando desde el minuto uno de esta historia. Llevamos más de un mes encerrados en casa, han muerto muchas personas de las que no nos hemos podido siquiera despedir, se ha desatado el miedo y hay muchísima incertidumbre económica. Y eso solo es lo primero que me viene a la cabeza. ¿Cómo no vamos a cambiar? Creo que es una situación límite en la que, a nivel empresarial, no todas las empresas van a sobrevivir. Las reglas de antes, si ya no valían, ahora mucho menos. Hay que fluir con un medio hiperconectado y digitalizado, y para eso, nos va a tocar trabajar mucho. Estoy convencida de que todas las crisis pueden sacar lo mejor de cada uno y reorientarnos de nuevo, ojalá esto sea como un faro. Yo personalmente, no quiero volver a lo de antes, ni personal ni profesionalmente.

¿Nos podrías comentar alguna novedad de su marca? 

Estamos trabajando como auténticas jabatas para sacar adelante las colecciones previstas en 2020. Todas tienen una historia muy potente e hiperconectada detrás, que se materializan en productos que son una auténtica delicia. Vamos a ampliar nuestra línea beauty con un lanzamiento en noviembre que nos hace especial ilusión. Estamos gestionando y organizando la parte online para poder estar a la altura en lo digital sin perder de vista la esencia: la naturaleza, lo humano. Estamos estudiando vías para ser mucho más sostenibles y viendo proyectos que nos inspiran para seguir donando a la investigación médica y otras vías solidarias. Hemos cancelado colaboraciones, proyectos, conferencias... así que estamos totalmente centradas en lo importante: la empresa. Fortalecer el equipo, aligerar los sistemas de trabajo, tener claro lo que hacemos y por qué estamos aquí... hemos perdido mucho pero a cambio estamos ganando un tiempo valiosísimo en el que focalizar y reorganizar prioridades.

 

Paula López, fundadora de COCOLEBREL: 'El comportamiento del consumidor cambiará cuando acabe la crisis y ya lo está haciendo ahora'

COCOLEBREL
COCOLEBREL

Cocolebrel es una marca de ropa y accesorios diseñada felizmente en España y creada en 2016 por Paula López. Ante la crisis del coronavirus, diseñó una camiseta solidaria para ayudar a superar otra de las situaciones más afectadas durante la época de confinamiento: el maltrato que millones de mujeres viven y que en momentos excepcionales de encierro como el actual se agrava más que nunca.

¿Cómo está viviendo a nivel personal y empresarial la crisis del coronavirus?

Al principio, a nivel personal, la cogí con bastantes ganas porque pensé que serían solo unos días que me iban a permitir pasar más tiempo con mi familia y mi hija. Pero conforme fueron pasando los días y fui consciente de la realidad y crueldad del virus he pasado momentos muy duros. Muchas personas están pasando momentos muy difíciles y no puedo vivir al margen de su dolor. Esta fue de hecho la razón por la que lanzamos la camiseta “Love Wins” en la que nuestro corazón más personal se viste de arcoíris para ayudar a las mujeres que sufren violencia de género, cuya situación se agrava mucho más en tiempos de confinamiento.

En este sentido la crisis ha sido una oportunidad para pasar más tiempo en familia, darnos cuenta de que nos necesitamos unos a otros, pero también una situación que ha puesto en evidencia nuestra vulnerabilidad que va a cambiar la forma en la que vivimos probablemente para siempre.

A nivel profesional, a pesar de la incertidumbre del inicio de la crisis, la emergencia del mundo digital ha dado un empujón muy fuerte a nuestra empresa, abriendo un nuevo camino que parece muy prometedor y del que estoy muy contenta.

La segunda fase de la crisis, una vez se ha asentado todo y en cierta manera nos hemos ubicado en una “nueva normalidad”, nos ha hecho crecer. Nuestro esfuerzo y trabajo intenso durante estos 3 años que llevamos con la marca, han visto sus frutos y estoy muy orgullosa.

¿Qué medidas has adoptado? ¿Ha cambiado el ritmo de producción? ¿Qué planes tienes para esta temporada? ¿Se ha potenciado la venta en línea?

El taller está cerrado desde la declaración del estado de Alarma y durante un tiempo también la tienda online. Pero desde el momento que se nos permitió volver a reanudar la actividad y abrimos la tienda en línea hemos realizado una desinfección del taller y seguimos las medidas de seguridad, como son las mascarillas y guantes, para evitar cualquier contagio en el empaquetado de pedidos.

Todos los pedidos enviados estaban en stock así que no ha entrado nada del exterior, y nuestra empresa de envíos cumple con todas las medidas de seguridad necesarias.

A nivel de producción el parón ha sido total porque desde la declaración del Estado de Alarma dejamos de trabajar en el taller y paramos la elaboración de nuevas piezas para COCOLEBREL, aunque empezamos a diseñar mascarillas que donamos a sanitarios de Huesca, y empresas y personas que las necesitan.

Nuestras manos las hemos tenido que parar pero la cabeza ha seguido trabajando y durante el tiempo de confinamiento hemos cerrado la próxima colección. No estaba en nuestros planes, pero el aumento de pedidos durante las últimas semanas nos han hecho pensar en una nueva colección cápsula, Eunoia, que verá la luz el próximo mes de junio .

Durante el tiempo de confinamiento hemos triplicado las ventas y nuestras piezas están prácticamente agotadas, por eso, y porque queremos ayudar a que la gente se sienta bien y acompañarla en esta época de desescalada y desconfinamiento, hemos diseñado una colección para disfrutar de un verano diferente y fomentar el pensamiento bello entre nuestra comunidad de mujeres.

¿Cómo crees que evolucionará la situación a raíz del desconfinamiento?

El comportamiento del consumidor cambiará cuando acabe la crisis y ya lo está haciendo ahora. Es cierto que muchos tendrán dificultades y verán afectada su realidad económica y social. Pero creemos también que muchas personas tendrán ganas de volver a empezar y que se valorará más la importancia de disfrutar de las pequeñas cosas.

En COCOLEBREL confeccionamos ropa para hacer sentir bien a las personas, por dentro y por fuera. Prendas que quieren hacer brillar a la mujer desde el interior. Por eso creamos piezas bonitas, porque amamos la moda y nuestra intención, en cada una de las prendas que diseñamos, es ayudar a que las personas sean más felices.

Y creemos que nuestro propósito no puede tener más sentido en momentos como el que estamos viviendo y tenemos muchas ganas de seguir contagiando al mundo de sonrisas y felicidad.

¿Nos podrías comentar alguna novedad de su marca?

Como he comentado antes, en junio verá la luz la nueva colección Eunoia, una palabra de origen griego que significa “pensamiento bello”.

La nueva colección incluirá camisetas, sudaderas y accesorios como viene siendo habitual en nuestra marca. Pero como novedad incorporamos ropa de deporte y prendas cómodas con el objetivo de promover el bienestar físico e inspirar a las mujeres a alcanzar su máximo potencial.

Pensar bonito y ser optimista es el primer paso para ser feliz. Y llegar al máximo número de mujeres que quieren ser más felices, vestir con una sonrisa y brillar por dentro y por fuera es el principal propósito de nuestra happy company.

Sophie Fernández

Sophie Fernández

Ser periodista y un buen café son dos de las razones que me tiran de las sábanas cada mañana. No imagino un mundo sin igualdad, novelas de Victor Hugo, moda, viajes, belleza, tortilla poco cuajada ni rock de los 50. Con el corazón en constante vuelo directo París-Madrid. Y los pies enfundados en bailarinas de punta.

Continúa leyendo