Nicola Griffin, modelo de 59 años, pide que no se retoquen las fotos de su campaña de lencería

Con 59 años, la modelo británica posó por la firma de lencería JD Williams, con motivo de San Valentín, pidiendo explicítamente que no se retocaran las fotos del shooting.

Nicola Griffin
@jdwfashion

¿Qué ocurre cuando tanto las firmas como las modelos toman partido a favor de la belleza natural? Nacen shootings como los de JD Williams. Con motivo de San Valentín, la marca de lencería británica apostó por lanzar una campaña con la modelo Nicola Griffin, de 59 años, con una condición impuesta: el no retoque posterior de las fotos.

La británica, originaria de Notthingham, ha pedido explícitamente que sus fotos no pasaran por Photoshop, reivindicando el resultado natural del paso de los años. Tal y como lo comentaba al diario The Daily Mail: “Me ha encantado este shooting, me siento mucho mejor hoy que cuando era más joven. Me acepto tal y como soy y he aprendido a amar mis imperfecciones”.

Fichada por una agencia a nada menos que 53 años (protagonizó en primer lugar una campaña de champú), Nicola Griffin no ha dejado de conquistar los corazones de grandes y pequeñas marcas. Consiguió un reconocimiento internacional al convertirse en la modelo de mayor edad en protagonizar la campaña de la revista Sports Illustrated en 2016. Cual sirena, lucía un bikini dorado, medio sumergida en el agua, marcando para siempre los espíritus.

La firma de lencería JD Williams afirmó haber elegido a la modelo con el objetivo de presentar una imagen de las mujeres reales y apropiadas para su edad, en todas sus campañas publicitarias. Todo un ejemplo de body positive, esperanzador de cara al futuro de la moda que todo hay que decirlo, abre cada vez más la puerta a la diversidad.

Un reconocimiento tardío pero merecido

Nicola Griffin
@nicolagriffin

"He recibido mensajes de gente que dice que me admira y que por fin tienen una modelo que les representa". Con estas palabras comentaba la modelo su entrada por la puerta grande en el exigente mundo de la moda.

La británica no es la única modelo senior que lucha por una mayor visibilidad de las modelos de cierta edad. Lauren Hutton, de 75 años, es un ejemplo de que el estilo no es cuestión de edad. Desfiló en numerosas Semanas de la Moda recientes, para Bottega Veneta en 2016, así como Alexander Wang con un éxito rotundo.

Joan Didion, estrella de la campaña de Céline en el 2015, es otra de las super modelos que ha roto las barreras de la edad, al igual que Daphne Selphe, quien con 90 años sigue posando para firmas como Nivea.

El peso de las mujeres de más de 50 años es también cada vez más importante en las redes sociales. Iris Apfel pero también Jenny Kee o Dorrie Jacobson se han convertido en influencers a una edad inesperada. Con un minimo de 20.000 seguidores en Instagram, no tienen nada que envidiar a las estrellas del street style de un par de décadas menos. El empoderamiento, como es bien sabido, no sabe de edades, ni de morfología. La modelo curvy Ashley Graham, como abanderada del body positive, ha conseguido a su vez encontrar su camino en el ámbito fashion, convirtiendo su físico en una auténtica fuerza.

Sigamos tomando ejemplo.

Ver esta publicación en Instagram

Sundaymood#reflection 😉 @jakub_koz

Una publicación compartida de Nicola Griffin (@nicolajgriffin) el

CONTINÚA LEYENDO