#NoBlackFriday: el movimiento ecológico de las firmas de moda contra los descuentos del Viernes Negro

No todas las marcas de moda apuestan por el Black Friday y sus ofertas especiales por una sencilla razón: no es sostenible. ¿Quieres saber más?

Street style fashion week
Imaxtree

Es un hecho universalmente conocido que la moda es la segunda industria más contaminante del mundo y para repararlo muchas firmas realizan colecciones sostenibles, la última de la mano de H&M con su línea llamada Conscious Exclusive, que ha dado la vuelta al mundo por sus prendas realizadas a través de residuos. También hay muchas marcas que nacen ya teniendo en cuenta este factor y se comprometen desde sus comienzos a crear moda sostenible.

Sin embargo, parte del problema de la contaminación en este sector, lo tiene el consumidor, o más bien, la forma en la que se consume la moda. El fast fashion, o la moda rápida, nos incita al consumo acelerando el proceso cada vez más y más, creando nuevas tendencias y must semana a semana, que después dejan de estar a la moda en tiempo récord. De esta forma, la vida útil de las prendas es cada vez más corta, es decir, el número de "puestas" de una camiseta va a bajar de cien puestas a cinco. ¿Y cómo mantenemos este estilo de compras? A causa los precios bajos que tienen un alto coste medioambiental.

Una de las primeras marcas en dar un golpe sobre la mesa para arreglar esto fue Adolfo Domínguez, con su campaña "Sé más viejo". Un eslogan en el que nos pedían que nos pareciéramos más a nuestros padres y abuelos, en el sentido de que su forma de comprar y consumir era mucho más ecológica. ¿Cómo? Compraban menos, pero de más calidad. Prendas que no se desgastaban y no pasaban de moda a las dos semanas. Un intento de inculcar una filosofía sostenible al consumidor, por la cual, defendían que repetir outfit no está mal, y que hay que apostar por las prendas de más durabilidad

La controversia de moda versus medio ambiente, vuelve a tomar forma con más fuerza, ya que el Black Friday y las Navidades están a la vuelta de la esquina. Dos momentos en los que el consumismo se corona como el protagonista de la temporada y las compras aumentan como nunca. Los descuentos y las ofertas atraen a los consumidores como las moscas a la miel, y todos hemos caído en la tentación de aprovechar y permitirnos ese capricho que teníamos en mente. Ya sea un abrigo a cuadros que teníamos fichado desde octubre o ese bolso que se nos escapaba del presupuesto. Pero la pregunta que en realidad deberíamos hacernos es si realmente lo necesitamos, o se va a quedar en el fondo del armario

Por ello, muchas firmas sostenibles han decidido poner punto y final al Viernes Negro y sus descuentos con el movimiento #NoBlackFriday, con el que se resisten al fast fashion y a sus normas. A este movimiento se ha unido la Asociación Moda Sostenible Madrid (MSMAD), que ha impulsado una declaración colectiva del ecosistema estatal de Moda Sostenible a causa del Black Friday, haciendo un llamamiento al consumo responsable. "No tiene sentido comprar compulsivamente, en esa espiral frenética y absurda de producción-consumo que destruye a su paso los recursos del planeta y el medio ambiente, como un huracán", declaran.

Muchas de las firmas que se han unido en contra de los descuentos del Viernes Negro son PYMES o acaban de nacer, por lo que tampoco pueden permitirse las ofertas características de este día si quieren mantener la calidad y los procesos sostenibles por los cuales producen sus prendas. Desde la MSMAD, también quieren recalcar la importancia de impulsar el pequeño comercio local en nuestras ciudades, que han estado muy afectados por esta crisis.

Es el caso de la firma Avec Studio, que ha anunciado en su Instagram que no participará en el Black Friday, afirmando que quieren ser coherentes con lo que creen que es lo correcto: "Es la mejor forma de valorar nuestro propio trabajo. Somos sostenibles. Somos éticos. En pensamiento y en acción". 

De igual forma, la firma sostenible Sepiia, apuesta por dejar de lado los descuentos del Viernes Negro "para transformar un año más el sobre consumo del Black Friday en un consumo más solidario y consciente", declaran en su cuenta de Instagram. Este año han sustituido los descuentos por una acción solidaria, por la cual donaran un 12% de cada prenda vendida durante la Black Week a la Fundación Amigo para aportar su granito de arena a la compra de material digital a los adolescentes y niños que más lo necesiten.

Sin olvidar a Kiabi, que también ha decidido sustituir las ofertas del Black Friday con una iniciativa solidaria, bautizada como Good Friday. La marca destinará 1€ de cada venta a DOWN España para la compra de herramientas digitales a las familias con niños con síndrome de Down que no puedan tener acceso una educación presencial durante la pandemia.

Asimismo, con el objetivo de paliar todo el impacto ambiental producido en esta fecha, Phenix​, la app que lucha contra el desperdicio alimentario, lanza la campaña #SalvarElPlaneta, con la que dará una segunda vida a los alimentos que no se han vendido durante este día con el código GreenFriday. Las cestas salvadas tendrán un 35% de descuento y con cada una de ellas se evitarán hasta 9 kilogramos de emisiones de CO2.

 

También el sector de la belleza se une al movimiento ecológico #NoBlackFriday, como la marca EcoRoots, que también se posiciona en contra del consumismo y alienta a sus clientes a apoyar a las pequeñas marcas y comprar tan solo lo que necesitas. 

 

Continúa leyendo