Melania Trump abandona Washington con un conjunto negro de Chanel y llega a Florida con un caftán colorido de Gucci de 2700 euros (y con desplante incluido)

La exmodelo eslovena ha protagonizado varios momentos controvertidos, sobre todo, aquellos cuyo mensaje ha transmitido con su forma de vestir.

Melania Trump despedida de la casa blanca
Fuente: Gtres

Ayer 20 de enero de 2021 Melania Trump dejó de ser la primera dama de Estados Unidos. Un rol que durante cuatro años asumió con polémica y en la sombra de lo que pudo llegar a ser y nunca fue. Durante el mandato de su marido Donald Trump, la exmodelo eslovena ha protagonizado varios momentos controvertidos, sobre todo, aquellos cuyo mensaje ha transmitido con su forma de vestir.

Todas y cada una de las apariciones públicas de Melania Trump han dado de qué hablar. Para bien o para mal, los looks que ha lucido la todavía primera dama de Estados Unidos han generado algún tipo de conversación en los corrillos más informales y medios de comunicación de punta a punta del planeta.

Por ejemplo, cuando se subió a unos tacones de infarto para visitar a los afectados por el huracán Harvey en Texas o aquella chaqueta de ZARA en la que se podía leer: "Realmente no me importa ¿y a ti?", decía el modelo vestido por Melania para visitar un centro de refugiados inmigrantes.

En menos de dos horas, los antiguos inquilinos de la Casa Blanca llegaron en el Air Force One a su nuevo hogar, la residencia Mar-a-Lago en Palm Beach (Florida). El matrimonio Trump abandonó Washington alrededor de las ocho de la mañana y volaron a este complejo residencial donde votaron en las elecciones del pasado mes de noviembre y donde se han empadronado recientemente. "Tiene sentido que quieran estar en Florida y conviertan esa mansión icónica en su nuevo hogar", declararon fuentes cercanas al matrimonio a la revista People hace un par de meses.

El personal de reformas se está encargando de acondicionar el nuevo hogar del expresidente de Estados Unidos y su esposa. Una obra necesaria para "para hacerlo más grande, más moderno y más cómodo para su uso". 

 

Melania Trump despedida de Washington
Fuente: Gtres

Negándose a ceder el testigo a su sucesor, Donald Trump ha abandonado Washington dejando una carta a Joe Biden sobre el escritorio del Despacho Oval.

Era temprano, Estados Unidos acababa de despertarse con un nuevo amanecer y esperanza, y en la base aérea de la Casa Blanca esperaban a su padre todos los hijos del presidente saliente y cerca de 300 invitados, casi todos empleados de Trump en estos cuatro años de mandato.

Antes de subir a bordo del Marine One, Donald Trump se ha acercado a la prensa para hacer sus últimas declaraciones como presidente de Estados Unidos: "¡Ha sido un honor! ¡Sólo quiero decir adiós! Y espero que no sea un adiós muy largo", afirmaba.

Melania Trump de riguroso negro en la despedida
Fuente: Gtres
Melania Trump despedida como primera dama
Fuente: Gtres

Una breve ceremonia de despedida a la que no ha faltado su mujer Melania. Si hace cuatro años la exmodelo eslovena se enfundaba un elegante vestido baby blue de Ralph Lauren, ayer eligió un conjunto negro de luto muy apropiado para un funeral.

Un vestido midi de encaje de Dolce & Gabanna a juego con una chaqueta corta en tweed de Chanel con una hilera de botones dorados y solapas de la colección Metiers d’Art 2020, que ha combinado con unos salones de punta de Louboutin y el bolso Birkin de Hèrmes.

Completaba su look con un discreto moño bajo y gafas de sol de Bottega Veneta.

Melania vestido de GUCCI Florida
Fuente: Gtres
Melania vestido de GUCCI Florida
Fuente: Gtres

Si para despedirse de Washington Melania se enfundaba un vestido confeccionado en riguroso negro, el look de su llegada a Florida no ha estado exento de polémica.

La ex primera dama ha desembarcado del avión con un caftán largo de Gucci con motivos hexagonales en naranja y azul marino. Un diseño con cierto aire sesentero que ha acompañado de unos zapatos planos de Roger Vivier

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo