Roberta Benteler se ha casado con un traje de chaqueta sastre con pantalones bombacho de Alexandre Vauthier y taconazos de Bottega Veneta

A pesar de las restricciones, la influencer y empresaria de origen alemán y su pareja, el neoyorquino John Glass, han decidido celebrar su amor en una ceremonia íntima en Londres, Reino Unido.

El otoño e invierno en Europa y el incremento gradual de las restricciones que lleva aparejado esta segunda ola solo puede significar una cosa: si estás planeando una boda, ten en cuenta que habrá que hacer concesiones para evitar la propagación del virus y lamentarlo después.

Por supuesto, cualquier boda que planee o asista será bastante diferente a la que se celebró antes de la pandemia. Las reglas sobre cuántos invitados a la ceremonia pueden cambiar en cuestión de días y difieren según el Estado y el territorio. Además de seguir las restricciones, si está planeando una boda o asistir a una, hay muchas cuestiones que puedes hacer para minimizar el riesgo de propagación del coronavirus en ese gran día.

Por ejemplo, sabemos que el virus se transmite por contacto cercano con una persona infectada, por las gotículas que se desprenden al toser o estornudar, o por tocar superficies contaminadas. También sabemos que las bodas cumplen todos los requisitos que hacen que estos eventos sean especialmente peligrosos para la transmisión por la gran cantidad de personas congregadas durante mucho tiempo, la mala ventilación y el alcohol, entre otros.

Roberta Benteler boda
Cortesía de Roberta Benteler

A pesar de las restricciones, la influencer y empresaria de origen alemán Roberta Benteler y su pareja, el americano John Glass, han decidido celebrar su amor en una ceremonia íntima en Londres, Reino Unido. La pareja ha decidido aplazar la gran celebración por motivos de fuerza mayor y se han casado por el Registro Civil rodeados de su familia más cercana y amigos.

"Fue un día precioso. El enlace lo llevamos a cabo el sábado 12 de diciembre en el Old Marylebone Town Hall y luego hicimos una comida en nuestra casa con apenas 12 invitados porque ahora mismo no se puede con más gente", declaraba Benteler a la revista Vanity Fair. El ayuntamiento elegido no es otro que el de West East londinense, lugar donde se dieron el 'sí, quiero' alguna de las parejas más destacadas del panorama social: Paul McCartney con Linda Eastman en 1969, Ringo Starr y Barbara Pach en 1981 y Antonio Banderas y Melania Griffith en 1966.

Boda civil Roberta Benteler
Cortesía de Roberta Benteler

Si la reina Victoria puso de moda el color blanco para casarse, el modista Yves Saint Laurent hizo lo propio empoderando a la mujer con un conjunto que en principio estaba pensado para el hombre. Anna Mouglalis, Solange Knowles o la británica Emily Ratajkowski, son algunas de las famosas que han aparcado la idea del clásico vestido de novia con metros y metros de tela, y se han enfundado un traje de chaqueta. Por su parte, la influencer alemana acaparó todas las miradas por romper con la mítica imagen del vestido de princesa. 

Enlace Roberta Benteler
Cortesía de Roberta Benteler

La empresaria se ha enfundado un traje sastre pantalón del diseñador Alexandre Vauthier de su colección primavera/ verano 2021. Un diseño que cuenta con una silueta bombacho muy favorecedora. Una prenda que combina a la perfección con la chaqueta de estilo sahariana decorada con botones dorados y un dramático escote en uve para un look explosivo y con mucho estilo.

En cuanto a los complementos: salones blancos de punta cerrada de Bottega Veneta que le da ese extra de 'glam' propio de una experta en tendencias como ella. Para ser más concretos, el modelo Almond Pumps de tacón cuadrado y curvado de 7,5 centímetros, confeccionados en piel de cordero y valorados en 700 euros. 

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo