Conoce a Raf Simons, el nuevo diseñador de Calvin Klein

El talentoso diseñador belga ha integrado la casa Calvin Klein hace apenas un mes. Se estrenó en Nueva York con una colección moderna y atrevida. Conoce al diseñador que ya ha conquistado al mundo de la moda...

Simons

Con esta primera colección para el próximo invierno tienes la sensación de que el belga ha vuelto a encontrar su sitio. Ahora, y después de su salida de Dior, donde convirtió el New Look en una abstracción poética (quizás demasiada abstracción y quizás también demasiada poesía), Simons combate el minimalismo y la austeridad estricta de las colecciones de Francisco Costa, su predecesor. Parece que con este fi chaje, la fi rma norteamericana busca cambiar de imagen, o mejor dicho, replegarse e iluminar con una misma luz todos sus flancos y recovecos gracias a un auténtico director artístico que les conecte con, y perdón por la cursilería, lo cool.

Pocos tienen tanto olfato para eso como Raf Simons que, aunque le pese a Hedi Slimane, reinventó la moda masculina a partir de 1995 (y por lo tanto, también la femenina), introduciendo elementos de la cultura industrial y callejera que, refinados, se han convertido en eso que ahora llaman sporty o, de forma más cañí, chandalismo de luxe. Por lo tanto, vayámonos olvidando de cachas a lo Bruce Weber y de esas campañas protagonizadas por los héroes adolescentes, tipo Kendall Jenner o Justin Bieber, con muchos seguidores en Instagram.

Simons

Aunque algunos insisten en forrar no solo el front row sino la misma pasarela con ellos, los influencers han muerto. Lo culto, lo complejo, lo adulto vuelve a la moda. Y es que el mercado de la apariencia se ha dado cuenta de que no puede seguir alimentando a los consumidores más jóvenes a base de low cost; también hay que hacerlocon 'aspiracionalidad' porque un adolescente adicto al low cost se convertirá, más que posiblemente, en un adulto que solo comprará barato. Raf Simons, como si de una declaración de principios se tratara, confía su primera campaña en Calvin Klein a su amigo y cómplice de siempre, el fotógrafo, también belga, Willy Vanderperre, que ha retratado desde adolescentes escuálidos de espaldas a obras de Richard Price o Andy Warhol, ataviados con los famosos calzoncillos, así como a los protagonistas de la finalmente oscarizada Moonlight, en una actitud claramente provocadora.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS