Los vestidos de novia más icónicos de la historia

Uno de los días más especiales para una pareja es el de su boda, donde el vestido de novia se lleva todo el protagonismo.

Los vestidos de novia se convierten en los grandes protagonistas de las bodas, especialmente cuando se trata de parejas conocidas a nivel internacional como la formada por Priscilla y Elvis Presley. La pareja contrajo matrimonio el 1 de mayo de 1967 en el Hotel Aladdin de Las Vegas en una ceremonia exprés que duró ocho minutos. Lo más curioso del vestido de la novia es que fue diseñado por ella misma, se trataba de un look sencillo con un toque glamuroso estilo años sesenta. Aquí vemos a la pareja frente a una impresionante tarta nupcial de seis niveles rellena de mermelada de albaricoque que costó más de 20.000 euros. La pareja disfrutó de una luna de miel en una casa ubicada en Palm Springs, cerca de Los Ángeles, que ahora está abierta como destino vacacional. 

presley
Getty

Una boda rodeada de polémica fue la protagonizada por Wallis Simpson y Eduardo VIII de Inglaterra. El tío de Isabel II renunció a la corona para contraer matrimonio con su entonces novia Wallis, una mujer divorciada que no estaba muy bien vista en la Familia Real británica. La novia lució un vestido azul claro de manga larga con un talle ceñido que marcaba su cintura, una creación de Mainbocher, a juego con un sombrero halo de paja en el mismo color de Caroline Reboux, que sostenía un velo corto de tul también azul. Se trata de un estilo muy habitual en las casas reales de aquella época.

wallis simpson
Getty

Es difícil hablar de moda sin nombrar a la icónica Grace Kelly. Helen Rose fue su diseñadora de cabecera, encargada de elaborar también el vestido de su boda. El espectacular diseño estaba formado por un cuerpo de encaje de Bruselas con rosas de puntilla e incrustaciones de micro perlas y una falda de tafetán con perlas sobre un cancán de tres capas que añadía volumen al vestido de novia que se ajustada a su cintura con un fajín ancho drapeado. La cola no era muy larga y se añadió al vestido posteriormente.

grace kelly
Instagram

Otro vestido que no dejó indiferente a nadie fue el de Lady Di. La princesa de Inglaterra confió en David y Elizabeth Emanuel, dos jóvenes diseñadores prácticamente desconocidos en el mundo de la moda. Elaborado con tejido de tafetán de color marfil satinado con retales de encajes antiguos por el escote y las mangas, el vestido de novia tenía 10.000 aplicaciones de perlas y lentejuelas. Aunque lo más llamativo fue la longitud del velo de tul, ni más ni menos que 140 metros de tela y una cola de ocho metros de largo.

lady di
Gtres

Una experta en bodas fue la actriz Audrey Hepburn, se casó dos veces y llevó un tercer vestido de novia para una boda que no llegaría a celebrarse nunca. Para su boda con el médico Mel Ferrer escogió este vestido para la ceremonia celebrada en Suiza. Se trata de un diseño de Pierre Balmain, una falda mini acampanada, fajín de satén, mangas abullonadas y cuello alto, todo ello acompañado de una corona de flores sobre su icónica melena corta.

audrey hepburn
Instagram
Odina Sanz

Odina Sanz

Empecé a hablar con un año y hasta hoy. Maña de nacimiento y madrileña de adopción, dediqué mis primeros artículos a mi diario y le cogí el gusto, mi abuela dice que se me da bien. Objetivo vital: Dar la vuelta al mundo sin maletas.

Continúa leyendo