El truco infalible para limpiar tus zapatos de ante (con un producto de casa)

¿Tienes ese par de zapatos de ante que te encantan pero que no sabes cómo limpiar? Tenemos la solución a este problema, y que pude que te sirva con un producto que tienes en casa

zapatos de ante

Limpiar los zapatos nunca ha sido fácil. Incluso años atrás era una auténtica profesión por la que la gente pagaba una fortuna para que su calzado quedara lo más reluciente e intacto posible. Y es que siempre han dicho que los zapatos dicen mucho de la personalidad de una persona por eso es esencial llevarlos lo más limpios posible (si queremos que tengan una buena opinión).

¿Pero qué pasa cuando por accidente alguien o algo hacen que nuestro par favorito se estropeen? Son segundos o minutos de agobio que se hacen eternos hasta que los limpiamos (porque no tenemos a nadie que lo haga por nosotros). Hay manchas que sabemos que son muy difíciles, por no decir imposibles, de quitar. Pero no solo depende de la mancha que produzcan ciertos productos sino también del tejido en el que caiga.

Si son de piel, hay que limpiarlos de vez en cuando con betún del mismo color, si son de charol, nos bastará con pasar un trapito húmedo, si son de tela podremos incluso meterlos en la lavadora pero ¿qué pasa si son de ante? ¿Quién no tiene unos tacones que le salvan de cualquier evento de última hora?

Todas tenemos un par en nuestros armarios que son los favoritos por excelencia, pero que también son de ante y por ello uno de los tejidos más difíciles de limpiar. Si son unos zapatos de charol, no tendremos problema porque nos valdrá con pasar un trapito. Pero si hablamos de ante, empieza nuestro calvario. Por mucho que cuidemos los zapatos desde el primer día de su uso, queramos o no se desgastan y ensucian. Por eso hay ciertos materiales que debemos tener más en cuenta de lo normal.

zapatos de ante

El remedio infalible

Gracias a una usuaria de Twitter hemos encontrado la solución a uno de nuestros problemas con el ante. Este material tan bonito y elegante pero que es tan difícil de cuidar. El agua micelar es la solución.

Aunque parezca mentira este producto tan común en nuestro neceser o rutina diria de limpieza de la piel, sirve también para nuestro calzado. Así lo desveló Kiera O’ Hagan. Y es que simplemente con utilizar un algodón e impregnarlo de agua micelar podremos retirar la suciedad de los mismos.

El antiguo remedio de utilizar un cepillo de cedras suave se ha quedado en el olvido, claro que tampoco pasa nada si de vez en cuando lo utilizas. Siempre con un spray protector o con una base de silicona específica para ello. Aún así recuerda siempre con este tipo de material que la lluvia o agua no son de ninguna de las maneras buenos aliados, por ello no elijas los zapatos de ante un día lluvioso (como consejo).

Ya tienes el truco que te va a resolver todos tus problemas con esos tacones de ante que tanto te gustan. También debes saber que no es un producto milagroso por lo que debes aún así tener cuidado. De momento camina tranquila y compra otro bote de agua micelar. Recuerda que un par de zapatos son muy importantes, tanto como que a Cenicienta le cambiaron a vida.

CONTINÚA LEYENDO