Cómo llevar un solo pendiente

Es la tendencia más juguetona de la temporada y tiene muchas posibilidades tanto de día como de noche. Te decimos cómo exprimirla al máximo.

Detalle del desfile o/i 2014 de Céline

Llevar un solo pendiente parece una tendencia sencilla de interpretar pero no lo es. Durante el invierno pasado hemos visto las versiones más tímidas de esta moda en forma de pequeñas cruces solitarias colgadas solo de uno de los lóbulos, pero la sublimación absoluta del pendiente solitario nos la han traído  Céline y Louis Vuitton con sus pendientes-escultura.

Los elegidos

Las formas del pendiente solitario tienen que ser industriales e historiadas. Los de Céline y Vuitton parecen pequeñas esculturas de Tinguely hechas con tuercas y arandelas. Evita los aros si no quieres que parezca que el otro pendiente se ha perdido.

Tamaño extra

Deja a un lado la timidez. Para que funcione, el accesorio tiene que tocar el hombro, e incluso sobrepasarlo.

Básicos

Es un compañero perfecto de los básicos. Póntelo con una camisa blanca de corte masculino, tu camiseta favorita o un jersey de cuello alto negro  ¿Recuerdas la ropa que el verano pasado acompañabas de un vistoso collar anecdótico? Pues es la misma que irá bien con un solo pendiente grande.

Silueta junco

La estructura del pendiente debe anunciar lo que viene después. Olvídate de volúmenes globo o faldas amplias porque el resultado será demasiado aparatoso y opta por una silueta junco recta y fluida.

Marco para el rostro

Este accesorio es una forma de agresiva de enmarcar el rostro, por lo tanto hay que moderarse con el maquillaje. En looks de noche puedes destacar los ojos, nunca los labios y para llevarlo de día, lo mejor es optar por un maquillaje natural.

Y el pelo…

Aquí no hay dilema. Póntelo con el pelo suelto si llevas media melena y recogido si lo tienes más largo para aprovechar al máximo el impacto de este accesorio de temporada

Etiquetas: accesorios, louis vuitton

Continúa leyendo...

COMENTARIOS