Cómo vestir de gala

Si recibes una invitación, pon por caso de la casa Real para ir a un banquete de estado al Palacio Real, no te pongas nerviosa. Lee estos consejos y viste para la ocasión… bien.

d
Rochas

-Un banquete de Estado (en España se celebran de cuatro a cinco al año) es una recepción oficial en la que quien invita es el jefe del estado, o sea el rey, y sirven para honorar a otro jefe de estado, sea este presidente o rey.

-Lo primero que hay que tener en cuenta es que si recibes una invitación de este tipo (y cualquier ciudadano puede ser invitado a un banquete de estado) hay que aceptar. Es de mala educación no hacerlo. Luego, el día de autos, si no te viene bien, puedes declinar y avisar que no irás, por fuerza mayor, sin problema, porque ya los servicios de protocolo se encargarán de rellenar el hueco que tú hayas dejado.

-Los servicios de protocolo se encargan de absolutamente todo, te dicen por dónde tienes que transitar, por dónde no, cuándo parar, cuánta avanzar, dónde sentarte y dónde… sabrás en cualquier momento que tienes que hacer porque te lo marcan ellos a la perfección. Es facilísimo. No hay que sufrir.

-Es recomendable tener un taxi apalabrado (a no ser que tengas chófer personal), porque luego a la salida el follón puede ser monumental.

-Hay que ser puntual y el banquete se acaba cuando se marchan los anfitriones, o sea los reyes. Por lo que no puedes abandonar el lugar hasta que esto suceda.

-En la línea de saludo no te enrolles, saluda y sigue caminando. Se encajan las manos y no hace falta hacer ninguna reverencia.

-Debes estar atenta porque podría pasar que te cruzaras con alguno de los hombres que en este país insisten en besar la mano a las señoras. Que no te pillen por sorpresa.

-Viste de largo pero sin complicaciones. Recuerda que no eres una vedette. También se puede vestir pantalón con un top interesante, pero evita el smoking porque confundirá al personal debido a que los hombres están obligados a ir de chaqué.

-Si te decides por un vestido largo lo mejor es tender a la sobriedad. Si nunca has vestido de largo, ensaya en casa y familarízate con el frufrú.

-Lleva abanico y para cubrirte mantón de Manila, si lo tienes.

-Si tienes tiara familiar póntela sólo si quien convoca es una cresta coronada, si no, no. No se va con tiara a la Casa Blanca o a los Elíseos franceses.

-Las condecoraciones se colocan a la altura del pecho izquierdo y del corazón hacia el brazo y de más importante a menos importante. Recuerda ponerte las condecoraciones que te hayan otorgado en el país del invitado de honor, en el caso que las tuvieras.

-No utilices el móvil para nada y menos para hacer fotos o hacerte selfies con famosos con los que te puedas cruzar.

-Si tienes que ir al baño, lleva en tu pochette un hand sanitizer para evitar tener que abrir el grifo y salpicarte el vestido con el agua (pasa siempre).

-De todos modos, durante la cena, no te levantes ni para ir al baño.

-Notarás una música constantemente porque resulta que la cena está amenizada por las melodías interpretadas por una de las orquestras o bandas militares de los cuadros agregados a la jefatura del estado.

-Durante el brindis, pon cara de interés.

-No comentes la comida (si te gusta, si no, que si que hay mucha o poca), porque se supone que eres una persona de mundo que lleva años, generaciones, alimentándose sin mayor problema.

-No te pases con el alcohol, que nos conocemos.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS