5 claves para organizar tu maleta con el Método KonMari (y ahorrar mucho tiempo)

Todos sabemos que una maleta, es un recipiente con un asa para transportar nuestros enseres al viajar, pero algunas no parecemos entender muy bien la diferencia entre esta, y el armario. Aquí tienes unos consejos.

Maleta viaje
Unsplash

¿Qué llevo? ¿Cómo ordeno? ¿Qué falta? Tantas preguntas que suelen convertirse en un rompecabezas a la hora de preparar una maleta. Estos días de verano sea cual sea tu destino, no te vuelvas loca metiendo prendas y pertenencias sin ton ni son en la maleta. Deja el armario encadenado a la habitación y ante todo, mantén presente la idea de que te vas unas semanas.

No te preocupes tanto por lo que te puedas dejar, lo importante es que te mereces un descanso. Para lograr el objetivo procura no olvidar esta reflexión: Una maleta es como un viaje, que se hace con ilusión pero se deshace con nostalgia. Así que aplícate el cuento para estos días y no la sobrecargues.

No te pierdas estos 5 consejos de Sara Etxebeste, consultora certificada por Marie Kondo:

1. Visualiza tu viaje

Maleta a todo color
Unsplash

Cuando se prepara un viaje todo el mundo, incluso las personas más improvisadoras, se hacen una imagen de lo que será esa experiencia. Es inevitable fantasear. Aunque esa imagen sea poco concreta da muchas pistas sobre lo que cada uno espera encontrar, habla sobre los deseos y necesidades de la persona. Como primera medida y aunque suene obvio, concéntrate en hacer la maleta, está muy bien estar motivada por el viaje. Si no dejas de fantasear y prestas atención, acabarás con un desastre de maleta. Una buena idea es hacer una lista de los planes que te puedan surgir y así sabrás el tipo y número de prendas que te hacen verdaderamente falta.

“Si en tu fantasía te imaginas despertándote sin horarios, disfrutando de la playa y comiendo algo rico en un chiringuito, es probable que lo que necesites en estas vacaciones sea descansar y divertirte. Es absurdo que, por si acaso, lleves en la maleta todo el kit de montaña. Conocerse a uno mismo y ser coherente con las necesidades de cada momento evitará llevar la maleta sobrecargada y más de un malentendido, seguro” afirma Sara Etxebeste.

2. Planifica todo lo que puedas

Cómo preparar la maleta
Unsplash

La planificación es una de las claves más importantes para preparar una maleta con agilidad. Cuanta más información se tenga sobre el viaje más fácil será elegir lo que se tiene que llevar. Para ello, una semana o unos días antes del viaje, la consultora KonMari aconseja hacer una lista con los siguientes puntos: destino, cantidad de días, fechas, qué espero/necesito de este viaje, planes, qué necesito para cada día e imprescindibles (todo aquello que por nada del mundo querrías olvidar en casa).

“De esta manera liberas espacio en tu mente y alejas las preocupaciones. Necesitas una lista con la información concisa pero muy detallada, así evitarás contratiempos y tu trabajo será simplemente chequear que tienes preparado todo lo que está escrito en en ella” propone la consultora.

3. Menos es más

A pesar de que el Método KonMari no tiene porqué ser un método minimalista, en el caso de las maletas es aconsejable centrarse en lo imprescindible. En el caso de la ropa, un truco efectivo es plantear la maleta como un mini armario-capsula. Es decir, un conjunto de prendas limitadas que sean completamente combinables entre sí, de manera que con poca ropa se consigan muchísimos outfits distintos.

Deberás meter un equipaje “ad hoc” con el destino, y dentro de esta premisa procurar elegir tus prendas favoritas y dar primacía a las más versátiles. También es un buen momento para dejar en casa esos ítems de los que estas aburrida y que te pones ya de forma rutinaria ¡ya verás como sobrevives sin ellos de maravilla! Cuando llegue el temido momento de organizar el neceser hay una regla de oro: solo lo fundamental para la higiene y algunas de tus herramientas de belleza para estar radiante.

Los “por si acaso” son tabú. Es agotador tener que transportar, cargar y, hacer y deshacer la maleta continuamente durante el viaje, así que lo importante es que sea lo más práctica posible. “Evita meter objetos por si acaso. Si necesitas algo que hayas dejado en casa, siempre podrás comprarlo en tu destino. Hoy en día se puede encontrar de todo en cualquier parte y, si no, estoy segura de que encontrarás alguna solución creadora” asegura la consultora Konmari.

4. Elegir desde la felicidad

Elegir desde la felicidad
Unsplash

Otro principio del método KonMari es elegir los objetos desde la felicidad. Este principio también es aplicable al equipaje, ya que rodearse de objetos/prendas que hacen sentirse bien y segura de si misma eleva la sensación de felicidad durante el viaje.

Del mismo modo, es importante prestar atención a todos los detalles: meter la ropa perfectamente limpia y doblada, guardar la documentación en una carpeta o cartera de viaje, guardar los libros en una bolsita de tela para que no se estropeen etc.

5. Utiliza el sistema vertical

El sistema vertical es la manera que ha creado y ha hecho mundialmente famosa a Marie Kondo. Se trata de doblar la ropa de forma que quede como una especie de paquete que se sostiene “en pie” sobre sí mismo.

Las principales ventajas de este sistema son que la ropa queda perfectamente plegada y tiene una consistencia que evita que se deforme y arrugue. Al mismo tiempo, se ahorra espacio, y además, todo estará colocado de forma visible y fácilmente accesible.

Marie Kondo propone ordenar por categorías. En el caso del equipaje las principales categorías son: la ropa, los documentos y komono o miscelánea. El orden es importante

a la hora de organizar la maleta. Primero, se coloca la ropa aprovechando todo el espacio. Los zapatos (dentro de bolsas de tela) y las prendas más consistentes se pondrían a la izquierda para que queden en la parte inferior cuando se coloque la maleta en pie. La ropa interior, los calcetines y los accesorios se utilizarán para rellenar los huecos.

Si la maleta tiene diferentes compartimentos, se guardarán aparte los libros, el neceser y los accesorios electrónicos. En los medios públicos de transporte, hay que tener en cuenta los controles de seguridad. Es importante dejar a mano y de manera visible los productos líquidos y los aparatos electrónicos para que no tengan que revolver la maleta.

Finalmente, ten la documentación siempre a mano y localizado en un sitio seguro, ya sea en el bolso de mano o en algún compartimento de la maleta. Y recuerda, lo importante es disfrutar al máximo del viaje, así que si se te olvida algo en casa, no te preocupes. Siempre tendrás la excusa perfecta para comprarte algo que te haga feliz y que sirva de recuerdo del viaje.

Continúa leyendo