El top ten para el cuidado de tu ropa favorita

No todas las prendas se limpian igual, ni todas las lavadoras se adaptan a tus necesidades. Te damos las 10 claves para que tu ropa favorita esté siempre como nueva.

lavadora

1.- La prueba del algodón. Suele encoger, por lo que se recomienda lavar en agua fría. Además, destiñe. Para evitar disgustos, intenta que tu lavadora se adapte a cada tipo de tejido: y no a la inversa. 
2.- La seda no debe lavarse a temperaturas altas, ni centrifugarse. Y olvídate de plancharlo. Además, huye de la lejía y usa detergentes para este tipo de tejido.
3.- La lana se lava en agua fría y –a ser posible- a mano. Un truco muy importante: tiende las prendas en horizontal para que no se deforme.
4.- Las prendas sintéticas no las planches y lávalas a bajas temperaturas.
5.- La lencería.
Usa un jabón especial para prendas delicadas y un programa de lavado a mano. Un truco: introduce las prendas en una bolsa especial para lavadora.
6.- Los bañadores: el agua a 30º, es la temperatura ideal para que no se deformen. Ten cuidado con las manchas de los protectores solares ya que queman la lycra.
7.- Los jeans. Tommy Hilfiger aconseja no lavarlos nunca y que sea el propio uso el que los adapte a tu cuerpo. Un consejo poco práctico: no pasa nada por meter en la lavadora tus vaqueros. Lávalos del revés a temperatura media.
8.- ¿Lavar la ropa nueva antes de estrenarla? Desde luego que sí: dedícalea un programa en el que se limpie en profundidad con lavado antialérgico. Además, no te olvides de quitar las etiquetas que llevan las prendas antes de meterlas en la lavadora. Lava las prendas al revés y evitarás que las costuras y los pliegues se vuelvan blancos por la fricción, se deshilachen o se formen bolitas.
9.- Las prendas de lino blancas se tienen que planchar a una temperatura media. Si lo quemas, aparecerán cercos. No te preocupes: se pueden eliminar frotándolos con un paño en agua oxigenada.
10.- Separa la ropa siempre que sea posible por tipo de tejido y por colores –claros y oscuros-, también te recomendamos separar la ropa según la suciedad y dedicar los programas más largos a la ropa muy manchada.
¿Y cómo saber si algo desteñirá? Existe un truco casero infalible: moja un dobladillo de la prenda nueva con agua caliente y, a continuación, plánchalo entre dos trozos de tela blanca. Si tiñe los trapos, ahí tienes la respuesta.

 

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS