La zapatilla blanca, cómo llevarla bien en diez puntos

Lleva ya algunas temporadas en la palestra y se ha convertido en el comodín perfecto. Póntela así (o no) y triunfarás.

calvin
Calvin Klein

1-Póntela con traje ejecutivo y en la oficina (si todavía tienes trabajo), aunque no sea viernes.

2-Póntela con calcetines blancos. Si lo hace Giorgio Armani, ¿por qué tu no?

3-Existe el típico argumento de estilista dicharachera según el cual los complementos (y especialmente los de cuero) cuánto más gastados más estilosos. Pero no te dejes engañar, las zapatillas blancas, cuánto más nuevas, mejor, a no claro está, que seas fetichista.

4-No descartes combinarlas con minifalda, pero también con falda larga y campera. Y ¿por qué no ponérselas con falda tubo oscura y leotardos?

5-Y hablando de campo, no es buena idea llevarlas en un día de campo (si es que te da por ahí) porque las echarás a perder.

6-Y hablando de leotardos, con ellos sí, pero no con medias de cristal, a no ser que estén rasgadas y te des al punk.

7-Es tremendamente evidente llevar tus zapatillas blancas con camisetas marineras a rayas y blazer o abrigo color camel. En Madrid lo hacen todas. Es una solución manidísima, pero funciona muy bien, hay que reconocerlo.

8-Mejor elige modelos que no estén abotinados, mejor que remitan a las Stan Smith de Adidas. O sea, que las preferimos que remitan más a los setentas que a los ochenta.  

9-Cuando te acostumbres a ellas ya verás como en muy poco tiempo te atreverás con el zapato blanco. Quedas advertida.

10-Todas estas pistas se autodestruirán cuando acabe la temporada, eso, suponemos, también lo sabes ¿no?

Continúa leyendo...

COMENTARIOS