Pantalones anchos: cómo llevarlos

Y decimos anchos pero deberíamos decir súperanchos. Para vestirlos sin complejos apunta estos consejos.

Pantalones anchos

Aparecen en algunas de las colecciones más importantes del prefall, que se han presentado estos días, e intuimos que será una prenda muy a tener en cuenta en breve.

Imagina un pantalón "chino" sobredimensionado (pero sobredimensionado, sobedimensionado a lo bestia) de cintura estrecha y camal voluptuoso. Mejor en colores clásicos, es decir, beis, caqui, azul marino e incluso blanco; nada de tonos pastel o de tonos amarillos o naranjas chillones, que los convertiría en unos pantalones de rapera ochentera.

En Céline y en Sacai, por poner dos de los mejores ejemplos, los combinan con prendas que remiten, de algún modo, a la estética eduardiana que en la actualidad se traduce en tops de encaje con medio cuello chimenea, abrigos cruzados, algo entallados y largos hasta, como mínimo las rodillas, americanas de tweed

Pantalones anchos

O sea, que hay que combinar la grandiosidad de los pantalones con la de prendas que compitan directamente con esta. Esta vez, no vale colocarse unos pantalones grandilocuentes con prendas escuetas como una t-shirt blanca, por ejemplo, o con bodies.

Si el bajo se arrastra un poco, mejor que mejor. 

No te los pongas con tacones (ni mucho menos con pumps de aguja), hazlo con zapatones pesados (un mocasín con doble suela, unos botines tipo Dr.Martens).

También funcionaria con gabardinas clásicas, con encerados, con blaiser y camisas masculinas... 

No descartes tampoco vestirlos con caftanes, de esos que van hasta media pierna (si fueran listados, matrícula de honor), ni con bufandas de lana gruesa y largas.

Etiquetas: moda otoño-invierno, pantalones

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS