Manual de empleo: cómo mezclar lo étnico con lo sofisticado

En moda se mal llama "étnico" a todo lo que remita exótico, a "otro", a tribal, a ritual, a extraño y extranjero, a artesanal... es decir, a todo aquello que no es propio de la urbe, sino que proviene de las colonias.

Marc Giró. MADRID, 5 de octubre de 2007

Étnico y sofisticado, dos conceptos que no tienen porque ser antagónicos. Eso que vaya por delante. En moda se mal llama "étnico" a todo lo que remita exótico, a "otro", a tribal, a ritual, a extraño y extranjero, a artesanal... es decir, a todo aquello que no es propio de la urbe (de la "city", medida de todas las cosas y centro del universo) sino que proviene de las colonias.

Hoy seguir hablando de étnico suena casi a frivolidad dado el perfil global, hollywoodiense y disnenylandiense, de nuestro planeta. Pero podemos, aún, encontrar trazas de autenticidad en muchas propuestas. Sea como sea, aquí estamos a favor de "ser étnico", ser diferente, ser original...

Manual de empleo: cómo mezclar lo étnico con lo sofisticado

 

El arte de mezclar elementos provenientes de culturas dispares es muy antiguo. No nos remitiremos aquí a la ruta de la seda ni a los viajes de Marco Polo, pero es evidente que la fascinación de "lo otro" (también el miedo que provoca) es muy antigua.

El viaje como fuente de inspiración, es ha sido y será sin ninguna duda la mejor fórmula para cambiar esquemas y para aprender nuevas perspectivas. Sólo recordarles que Picasso y Braque dieron con el cubismo después de visitar una exposición celebrada en París sobre arte africano negro.

La actual afición por mezclar elementos "étnicos" con otros provenientes de la costura y la sastrería clásica europea, se relaciona directamente con el fenómeno del colonialismo. Los señores coloniales llegaban a su destino (África, India, América del Sud...) provistos de su guardarropa colonial pero a medida que avanzaba su estancia en el país receptor este outfit se iba contaminando de elementos autóctonos y "salvajes" mientras que los bárbaros incorporaban a su vestimenta elementos de los que pretendían ser sus señores.

 

Manual de empleo: cómo mezclar lo étnico con lo sofisticado

 

Así pues, recordemos algunas de las imágenes de la Baronesa Blixen ataviada con su sastre color caqui, camisa blanca y salacof combinado con un foulard listado de tela africana. Y del mismo modo, pero en dirección inversa, recordar la imagen del apache con sus plumas y su taparrabos de cuero combinados con una chaqueta de smoking cortada en Savile Row.

Ahí van, pues, algunas pistas para incorporar elementos étnicos a su look:

  • el contraste entre elementos sastre y couture y los étnicos debe ser apabullante y muy exagerado.

  • mezcle un pañuelo étnico con un look college (americana ribeteada, pantalones de amazona, de criket o de regatear, chalecoa rombos o jersey a rayas...), como en Balenciaga.

  • recupere del verano elementos con mucho color y mézclelos con un sobrio traje gris de franela.

  • los elementos étnicos deberían provenir de un viaje o de una tienda especializada es decir, deberían auténticos.

  • también nos gustan las reinterpretaciones en clave pop o de colores ácidos de algunos elementos étnicos muy en voga desde el verano de 2006 (por ejemplo el pañuelo Kefía).

  • con un elemento étnico es más que suficiente (un pañuelo, una joya, una estola, un gorro de pelo...), esta vez no se trata de parecer el paje de la cabalgata de los los reyes magos o un hippy trasnochado. Pero, si se lo pide el cuerpo mezcle elementos de culturas dispares en un mimo look, y a por todas.

  • a parte de los complementos, arriésguese con una pieza importante de vestir. Por ejemplo, si tiene una cita que requiere vestido de coktail negro, utilice un kimono corto o una bata índia de seda como abrigo de noche.

  • Por supuesto: las joyas étnicas (hindúes, africanas...) realzan cualquier look e imprimen carácter.

  • mezcle elementos sastre (traje chaqueta, chalecos, sombreros de ala ancha, gabardinas...) con el colorido de los accesorios étnicos.

  • atrévase con las plumas. Conjunte un traje de tweed con un collar de plumas, a la manera de Max Mara o Louis Vuitton.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS