Más cosas indispensables para meter en una maleta de verano perfectamente civilizada. Hoy: el polo

De origen deportivo es el sustituto perfecto, en verano, de la camisa

Céline

Lo que tiene el polo es que, siendo, efectivamente, como es, una prenda de origen deportivo, se ha convertido, sin embargo, en una prenda propia de los elegantes que se utiliza para ocasiones tanto casuales y diurnas (una regata) como para momentos más formales o más "de vestir" (como un concierto de jazz en Don Osti). Total, que es un todoterreno.Aunque los hombres parece que son capaces de explotar esta doble faceta del polode manera casi natural, no es menos verdad que las mujeres deberían hacer lo mismo.

Ya sabemos que para jugar al tenis o para tomarse el aperitivo en el club, combinado con bermudas o con falda deportiva de color, por ejemplo, beis, funcionan desde siempre, pero si te pones el polo por dentro de unos pantalones rectos sujetados a la cintura por un cinturón interesante (o uno de Hermès, que seria el colmo de lo interesante), unas cuñas de Castañer o bailarinas bicolor (de Chanel, el colmo de lo interesante también) y una gargantilla por encima del cuello del polo, pues oye, que ni tan mal (luego está la opción de ponerse una argantilla de perlas que asome por la abertura del polo, una opción muy interesante porque puede llegar a escandalizar a las supuestas modernas, pero que yo recomendaría vivamente precisamente por eso).

Estoy en contra de las carteras de mano (a las que tan aficionada es la actual reina) porque la convierten a una en manca de una mano, y no me parece a mi que las mujeres deban autolesionarse, en lo que se refiere a indumentaria, de ese modo, pero por esta vez, si la cartera tiene más de sobre 3D, grande y en cuero flojo, que de cetro, tampoco me parecerían una mala opción. Si en lugar de pantalones rectos, te pones el polo con una falda de punto tubo y larga hasta las rodillas, la cosa también puede funcionar. Y nunca hay que descartar vestir polo con blazer, sobre todo durante el entretiempo, claro que, si se piensa bien, nunca hay que descartar vestir blazer, sea cual sea el tiempo que haga.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS