¿Original o copia? Te ayudamos a descubrirlo

¿Sabrías distinguir entre el auténtico y la imitación? Muchos no. Según la International Anti-Counterfeiting Coalition, el negocio de las imitaciones cuesta a las marcas que son imitadas más de 200.000 millones de dólares al año.

bolso falso o auténtico

¿Sabrías distinguir entre el auténtico y la imitación? Muchos no. Según la International Anti-Counterfeiting Coalition, el negocio de las imitaciones cuesta a las marcas que son imitadas más de 200.000 millones de dólares al año.

Mira las dos fotos como en el juego de encontrar las diferencias. Ahora te contamos una serie de detalles que tienes que tener en cuenta para saber si un bolso es auténtico o una imitación:
Falso:
* Las asas son de polipiel, rígidas, y el ribeteado es irregular y de acabado basto.
* El logo está grabado superficialmente (¡a veces con errores ortográficos!)
* La calidad del estampado es irregular, y los logos son más amarillentos.
* La pseudolona está acartonada y seguirá así por mucho que se utilice.
Verdadero:
* La piel de las asas y los remates es suave, pero firme al tacto, y los detalles y acabados son pulcros.
* El grabado es impecable; las cremalleras llevan grabado el nombre de la casa y se abren con mucha suavidad.
* El tacto de la lona marca la diferencia; el patrón es simétrico, proporcionado. Con el tiempo adquiere una pátina todavía más suave y flexible; es decir, mejora.

Tras una falsificación se puede esconder explotación, financiación a grupos políticos y militares, perjuicio al diseño y a la innovación… pero hay algo más que ya estudian los sociólogos: ¿Qué nos lleva a comprar una imitación? Los catedráticos Kal Raustiala y Christopher Sprigman, de la UCLA, elaboraron la «paradoja de la piratería», según la cual en la industria de la moda es necesario que el cliente compre lo nuevo y deseche lo antiguo; un producto exclusivo y valioso será copiado, lo que provocará que los compradores que quieran algo nuevo deban acudir a la fuente original, que se verá forzada a innovar y alejarse de esa calidad inferior. ¿La piratería como impulsora de la innovación? No, gracias.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS