Sujetadores deportivos: cómodos y saludables

El pecho necesita una sujeción especial a la hora de hacer ejercicio para estar más cómodas y evitar lesiones

Sujetadores deportivos

Usar un sujetador deportivo es tan importante a la hora de hacer ejercicio como llevar unas zapatillas adecuadas o ropa que transpire y te dé libertad de movimiento. Las mujeres necesitan sujeción extra en el pecho para amortiguar movimientos bruscos en la carrera o los saltos, y así evitar problemas que pueden ser desde estéticos, como la ruptura de los ligamentos de Cooper (encargados del soporte de las mamas, irreparables una vez dañados), hasta lesiones más graves a largo plazo, como las micronecrosis (numerosos pequeños focos de muerte celular de los tejidos).

 

Hay que tener en cuenta el tipo de ejercicio que va a realizarse, ya que el impacto sobre la glándula mamaria será distinto. Por ejemplo, el Pilates o el Tai Chi requerirán de un control ligero, que aumentará al ir en bicicleta o en una sesión de Body Pump; en el tenis o el jogging, el sujetador deberá ser más firme; y deberá prestarse especial atención a los deportes de gran impacto, como las carreras de larga distancia (sobre todo por la duración), la equitación o el boxeo.

 

Pasado un año conviene cambiarlo. Los tirantes flojos, la banda elástica desgastada… no podemos arriesgar. Y aunque su función es proteger ante los movimientos y servir de apoyo para las mamas, no tenemos por qué condicionar el diseño. Hoy en día existen muchas marcas que ofrecen diseños atractivos, y no sólo eso, se adaptan a la necesidades, según el tipo de mujer, la actividad que realiza, y como no, los diferentes gustos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS