Lencería en negro, los elegidos sobre la cama

Si pagas tú y lo que quieres es impresionar (incluso intimidar) a tu amante, invítale a pasar una noche en un hotel. Seguro que sabrás como conseguir que no se despiste con tanto mármol, terciopelo, acero, espejos y toques de anticuario gay.

Continúa viendo nuestras galerías