Moda -- 101 Consejos

A la aventura: los mejores looks para irse de viaje este invierno

Si el agobio, el estrés o la gente te hacen perder los papeles en estas fechas, quizá sea el momento idóneo para irte. Se suele decir que no hay mejor temporada para viajar que el verano (alegría y poquísima ropa, aquí te damos consejos para recuperar un tono homogéneo) pero el invierno es, sin duda alguna, una opción muy acertada. Vayas donde vayas, estarás a salvo de cualquier desagrado relacionado con las temperaturas más cálidas y algunos paisajes son sencillamente maravillosos. Teñidos de azul y con una atmósfera casi mágica, no te decepcionarán. Que no tengas ni idea de tu destino este mes o que aproveches como cada año tu casa en el campo en el puente de diciembre, no olvides adaptar tu look, cual camaleón. Las opciones como bien sabes son múltiples y atractivas y tu elección dependerá sin duda alguna de tu estado de ánimo y claro, de tus pasiones.

¿A la nieve? Con estilo y eficacia. No hay nada como pasar frío para obligarse a una misma a vestir bien que, como se sabe, vendría a ser lo contrario de la desnudez. ¿A la costa? Si tu viaje de huida te lleva hasta una costa escarpada, lo más recomendable es que busques prendas que te protejan de la lluvia y la bravura del mar. Y es que mojada no se puede reflexionar. ¿A la ciudad? Si te decides por un fin de semana en una gran ciudad (cuidado con la contaminación, sigue nuestro consejos para proteger tu piel), deberías combinar prendas de esas para lucir con otras eminentemente cómodas porque, de lo contrario, acabarás con los pies destrozados de tanto andar. ¿Al campo? La campiña, inglesa o riojana, qué más dará, siempre es un buen plan. Pero no vistas allí demás no sea que acabes pareciendo un guardia forestal del Monte de El Pardo.

Lleva contigo todo el equipamiento necesario para superar la gran aventura del invierno, pasar de todo y huir del mundanal ruido. Te dejamos una selección de 40 prendas, 10 para cada viaje (te damos algunas ideas) posible, que te animarán a viajar. No importa el lugar, toca disfrutar. Después de este año largo y completísimo, te mereces con creces un descanso de mínimo una semana.