Moda -- 101 Consejos

LBD: un clásico con el que triunfar en cualquier celebración navideña

“Una nunca está mal vestida o demasiado elegante con un vestido negro”. Karl Lagerfeld. El vestido negro es como el trench, pasan las temporadas, los años y las tendencias y resiste. Popularizado en los años 20 por Coco Chanel, el vestidito negro, que provocó un auténtico revuelo en aquella época por su aspecto moderno y atrevido, se reinventa constantemente. Largo, corto, con escote, brillos, aperturas…su evolución es constante.

¿Por qué siempre es un acierto? Es cómodo, ya lo sabemos, el negro es un color que oculta nuestros pequeños (o grandes) complejos. Caderas anchas, pecho con volumen o tripita, nada se le resiste. Es discreto pero elegante. El negro es el color del chic por excelencia, sobrio pero irresistible, llama la atención con sutileza. La ‘petite robe noire’ se vale por sí misma, no es necesario nada más para brillar. Es además muy versátil: tanto para un look de día con botas de color y una chaqueta de ante, como para un look de noche con  zapatos de tacón y un cuello de pelo (sintético claro), el vestido negro, cual camaleón, se adapta. Es la prenda todoterreno por excelencia, la que eliges cuando ya te has cansado de probarte mil monos rojos y vestidos verde esmeralda. Es la que te saca de apuros (como el pintalabios mate) cuando te surge un evento sorpresa. Nunca falla y es sin duda alguna la razón por la que es tan imprescindible.

Estas navidades, vuelve a apostar por él. Con un abrigo de pelo, una biker de cuero o la siempre recurrente chaqueta de esmoquin, es la opción ideal para brillar durante las fiestas que siempre nos llaman a ser más atrevidas. Elige en nuestra selección de 25 LBD (‘little black dress’) la tuya y descubre con qué par de zapatos combinarla para tener un look 10. ¿Nuestro flechazo esta temporada? Su versión de terciopelo y seda. Tejidos elegantes e ideales para el invierno, cubrirán con delicadeza tu piel en tus noches más especiales. Que seas tímida, sexy o excéntrica, encuentra tu opción ganadora, la que te haga sentir irresistible como Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes. ¡A por todas!