El Ego de Cibeles presenta a María Escoté

El Ego de Cibeles arranca. Díez diseñadores presentan sus colecciones de manera más desenfadada y sin el rigor que marca Cibeles. Carlos Díez ?confecciona' la puesta en escena, los focos iluminan y el público espera para disfrutar.


Irene Serrano. MADRID, 17 de septiembre de 2007

 

Cinco nuevos y cinco que repiten. El Ego de Cibeles, el hermano adolescente de la pasarela de pasarelas, presenta cada año, y éste lo ha hecho por cuarta vez, a diez diseñadores jóvenes, aunque sobradamente preparados.


Dos jornadas, una para los desfiles y otra para la venta al público de los diseños, que hacen las veces de trampolín para los que empiezan. En esta edición, se vieron caras novedosas: Juanmabyelcuco, Elisa Madina, Antiatoms, Gemma Degara y María Escoté.


De entre ellos, la propuesta más fresca es sin duda la de la catalana María Escoté. Chaquetas de lentejuelas, estampados de Barbie y Spiderman, rasos y sedas dirigidos por varillas que producen un efecto tridimensional. Y todo al servicio de la creación de una imagen de mujer independiente.


El Ego de Cibeles presenta a María Escoté

"Empecé a trabajar hace unos siete años en el negocio familiar", cuenta María, "una tienda de arreglos y ropa a medida. Yo me hacía cargo de la última". Luego llegaron el grado superior de Artes Plásticas y Diseño, las prácticas con Miguel Gil y Antonio Miró y el clásico viaje a Londres.


El Ego de Cibeles presenta a María Escoté

"Al volver quise rescatar a toda esa clientela de ropa a medida, pero dándole otro toque, y a partir de ahí monté mi estudio, donde diseñé mi primera colección". La Federación de Artes Decorativas de Barcelona fue el escenario para el debut de Escoté, luego llegó El Ego.


La colección que presentó en El Ego dice estar marcada por el cine de los 90 "porque es la década en la que he crecido, en la que descubrí las cosas importantes. Y es la época en la que se hacen películas como ?Instinto Básico', ?Pretty Woman' o ?Acoso', en las que la mujer adopta un papel súper dominante, muy femenina'. Una mujer que es el centro de las creaciones de María, "una mujer independiente".



El color es también uno de los protagonistas. "En España no se da importancia al color y para mí es uno de los elementos más destacables de las colecciones. Me encanta".


Pero no sólo el color, sino el color en los estampados, en este caso de dos símbolos de la década de los noventa: Barbie y Spiderman.

"Barbie es uno de los grandes iconos. Mujer trabajadora, independiente, que es ella y después Ken. A Spiderman lo encontré con ella, el superhéroe de su época".


Realidad y fantasía, en una colección que se ganó los aplausos de los expertos en moda allí presentes.


Continúa leyendo...

COMENTARIOS