El glamour insuperable de los años 50

El Palais Galliera de París presenta la exposición 'Les Années 50', una muestra de más de 100 diseños de la época dorada de la costura.

Les Années 50, Palais Galliera de París

Dior, Balenciaga, Chanel, Lanvin, Givenchy… todos los artistas de la costura que hoy nos hacen soñar, abrieron un universo de posibilidades a la mujer de los años 50, una mujer que tras la guerra y la postguerra, el pudor y los restrictivos cánones, abría los ojos la sofisticación del prêt à porter y al lujo alta costura.

La exposición nos pasea entre las siluetas de cintura ajustada que coronaron a Dior como modisto de la década, los volúmenes de Balenciaga, la rectitud de los trajes de Chanel, los favorecedores vuelos de Lanvin o las asimetrías de Fath. Una competición entre diseñadores que dio como resultado un abanico de posibilidades que satisfacían a todos los tipos de mujer.

Los lunares, los botones grandes, los plisados, los apliques joya, los cinturones que marcaban cinturas de avispa, los brocados... Una larga lista de etcéteras poblaban vestidos, trajes y accesorios, porque si algo caracterizó a los años 50 es que fueron maravillosamente innovadores y eclécticos con la feminididad como único punto de referencia.

Les Années 50, Dior, Palais Galliera de París

Pero no sólo entre siluetas y modelos andaba el juego, los momentos del día marcaban un estricto dress code que los modistos pusieron en práctica, así que podemos ver desde sombreros de día, tocados, trajes de cóctel, vestidos para las excursiones campestres, bañadores, ropa interior, joyas… hasta vestidos de gala que son una joya en sí mismos. Tanta variedad respondía a los cambios de vestuario que una mujer de la alta sociedad podía realizar al día según su agenda, hasta 7, comenta Olivier Saillard, comisario de la muestra.

La exposición está ubicada, como no podía ser de otra manera, en el Palais Galliera, un palacio neorrenacentista del siglo XIX. Y digo que era de esperar porque es el Museo de la Moda de París y porque tanta exclusividad sólo se puede exponer en un palacio de estas características. Permanecerá desde ahora hasta el 2 de noviembre. La temporalidad de la exposición responde a la fragilidad de estas piezas únicas que devolvieron a París el título de capital mundial de la moda en 1950.

Sofisticación y fantasía hecha costura que hoy nos hace recordar esos años 50 como maravillosamente glamurosos.

Etiquetas: balenciaga, chanel, dior, lanvin

Continúa leyendo...

COMENTARIOS