El nuevo uniforme genérico: American Apparel

American Apparel es The Gap, pero con una consciencia social. Te contamos el secreto de su éxito.

Esther Levy/12 de noviembre de 2008 a la venta.

El nuevo uniforme genérico: American Apparel Hace algo más de una década tuve la ocasión de volar en primera de Nueva York a Los Angeles; me colaron por tener asignado un asiento defectuoso en turista. Entonces volé sentada al lado de un tal Dov Charney, un bigotudo con patillas muy retro y aires perversos, a lo Vincent Gallo. Entonces él, con veinte y pico años, representaba la marca de ropa interior Hanes en Canadá y planeaba una "Revolución Industrial". Recuerdo que su lectura eran varios Playboys de los años 80 que señalaba con anotaciones, como si se tratara de una revista de tendencias. Recuerdo que le hubiese afeitado el bigote.

Hoy, Dov Charney es el fundador, presidente y director creativo de la marca American Apparel, un concepto que está creando toda una "Revolucion Industrial" vendiendo camisetas de un algodón tan fino como el papel de fumar, ropa interior y otros básicos del sportswear americano y todo absolutamente todo fabricado en el centro de Los Angeles, desde una fábrica imponente de color rosa que anuncia "Legalize L A".

El nuevo uniforme genérico: American Apparel American Apparel es de Gap, pero con una consciencia social. La producción funciona por energía solar, los empleados reciben buenos sueldos (más del doble del mínimo salario) y generosos beneficios, entre ellos clases de inglés y masajes desestresantes. La producción doméstica permite ciclos mas rápidos, más flexibilidad en la producción y mejor calidad. Como resultado, Charney ha conquistado las mentes sensibles de los consumidores urbanos.

American Apparel se fundó en 1998 en Los Angeles, un año después de nuestro encuentro y hoy cuenta con 231 tiendas colocadas por todo el mundo China, UK, Méjico, Francia, Israel, Suecia, Italia, Bélgica, Australia... incluso España con su reciente apertura en Barcelona en el número 7 del Carrer Avinyó . ¡Qué fiera!

Según el Herald Tribune, una de cada dos chicas urbanas americanas o europeas cuenta con un básico "sin logo" de American Apparel . ¿Se tratara del nuevo uniforme genérico? El New York Times anunció su último récord de ventas a finales del 2007 con una facturación de 387 millones de dólares. Hace un año American Apparel se convirtió en una empresa pública al fusionarse con Endeavor Acquisition. Charney, que aún no ha cumplido los cuarenta, cobra un salario de ocho millones y medio. ¡Sin duda alguna aún existe el sueño americano!

La marca, sin marca, destaca por su visión en technicolor y sus estampados. Sus camisetas mas polémicas muestran imágenes de jóvenes urbanos en poses que sonrojarían a cualquier modelo de Abercrombie & Fitch. La mayoría, tomadas por él y, en ocasiones, con él mismo de protagonista en su propia cama y con alguna amiguita. Algunos lo llaman el Hugh Hefner del nuevo milenio.

El nuevo uniforme genérico: American Apparel Desde su taller de diseño en el penthouse del edificio rosa, ejecuta todas sus ideas junto a un equipo formado primordialmente por mujeres que contrata por su estilo, química, por un original encuentro o divertida conversación. En American Apparel está permitido coquetear con el personal para motivar a los trabajadores a trabajar más a gusto. Si la energía erótica da marcha, ¿por qué no derrocharla en el trabajo?

A Charney no le interesan las sensibilidades suburbanas, para complacerlos hay mucha competencia, le interesa la mentalidad urbana; por ello, su tallaje es completamente diferente al de The Gap. American Apparel diseña para un mercado más joven y en forma. Actualmente Charney está creando un algodón que cambia de color con el calor del cuerpo. Suena interesantísimo. Por fin una marca casual con color y humor que sabe darnos lo que necesitamos urgentemente. ¿Se acordará de mí?

American Apparel busca fotógrafos amateur que quieran exhibir su trabajo en la web. Compensan con un link a tu website y 200 dólares por 20 fotos publicadas. Infórmate aquí:


Continúa leyendo...

COMENTARIOS