El Rosso Valentino inunda la Ciudad Eterna

Manuel Romero. MADRID, 9 de julio de 2007 "¡Muy Valentino!". De esta manera Giorgio Armani definió el desfile Haute Couture, celebrado el pasado sábado y enmarcado en los tres días de festejos en los que el gran emperador de Roma ha exhibido todo su glamour por diferentes espacios de la patria de Rómulo y Remo. Los actos comenzaron el viernes, en el renovado Museo Ara Pacis, con una retrospectiva de los 45 años que el diseñador italiano Valentino Garabani lleva creando diseños que han hecho historia. 350 de sus mejores creaciones, entre las que encontramos aquellas para Audrey Hepburn, Jacqueline Kennedy o el famoso vestido para la 'faraona' Elizabeth Taylor, en rosso Valentino. La fiesta de la noche tuvo lugar en el Templo de Venus y fue diseñada por el escenógrafo Dante Ferretti, al que recordaremos por su recreación de luces y sombras en el Museo Egipcio de Turín. Para esta ocasión, Ferretti recreó en resina de cristal las columnas del Templo de Venus, iluminadas desde su interior. Si a eso le unimos, la cubertería de plata, manteles de hilo de Flandes, 15.000 flores, 200 camareros y 30 cocineros, podemos imaginar cómo se sintieron Carolina de Mónaco y su hija Carlota, Joan Collins, Sarah Jessica Parker, Eva Herzigova, Karl Lagerfeld, Meryl Streep, Tom Ford, Uma Thurman o la editora de la revista Vogue, Anna Wintour, entre otras muchas destacadas celebrities. Una fiesta muy completa Los invitados también pudieron presenciar el show El nacimiento de la belleza, coreografiado por Valerio Festi. Bailarines suspendidos en el aire con bellos trajes rojos, el buque insignia de Garabani, adornado con sorpresivos fuegos artificiales. Un fin de fiesta que emplazaba a sus invitados al desfile Haute Couture en el Monumental complejo de Santo Spirito en Sassia. En el desfile, muy dolce vita, se presentaron 61 diseños, entre los que encontramos, ceñidos trajes y clásicos con faldas hasta la rodilla, vaporosos abrigos de noche en seda y refinados cortes de espalda. Vestidos que se sostenían solos. Al finalizar, bajo los acordes del aria "O mio Babbino caro", de Puccini, y vestido de impoluto blanco, se dejó saludar por sus cerca de mil seguidores que no perdían detalle de este espectáculo de lujo. La posterior cena en Villa Borghese no defraudaría con el concierto privado de Annie Lennox. El perfume Rock ´n Rose, fue el broche de oro con el que Valentino quiso cerrar los tres días de glamour con los que vistió a la Ciudad Eterna. Cinco mil rosas frescas de Perú fueron testigo del éxito del diseñador que podrá crear eternamente.

Manuel Romero. MADRID, 9 de julio de 2007

El Rosso Valentino inunda la Ciudad Eterna"¡Muy Valentino!". De esta manera Giorgio Armani definió el desfile Haute Couture, celebrado el pasado sábado y enmarcado en los tres días de festejos en los que el gran emperador de Roma ha exhibido todo su glamour por diferentes espacios de la patria de Rómulo y Remo.

Los actos comenzaron el viernes, en el renovado Museo Ara Pacis, con una retrospectiva de los 45 años que el diseñador italiano Valentino Garabani  lleva creando diseños que han hecho historia. 350 de sus mejores creaciones, entre las que encontramos aquellas para Audrey Hepburn, Jacqueline Kennedy o el famoso vestido para la 'faraona' Elizabeth Taylor, en rosso Valentino.

La fiesta de la noche tuvo lugar en el Templo de Venus y fue diseñada por el escenógrafo Dante Ferretti, al que recordaremos por su recreación de luces y sombras en el Museo Egipcio de Turín. Para esta ocasión, Ferretti recreó en resina de cristal  las columnas del Templo de Venus, iluminadas desde su interior. Si a eso le unimos, la cubertería de plata, manteles de hilo de Flandes, 15.000 flores, 200 camareros y 30 cocineros, podemos imaginar cómo se sintieron Carolina de Mónaco y su hija Carlota, Joan Collins, Sarah Jessica Parker, Eva Herzigova, Karl Lagerfeld, Meryl Streep, Tom Ford, Uma Thurman o la editora de la revista Vogue, Anna Wintour, entre otras muchas destacadas celebrities.

Una fiesta muy completa


Los invitados también pudieron presenciar el show El nacimiento de la belleza, coreografiado por Valerio Festi. Bailarines suspendidos en el aire con bellos trajes rojos, el buque insignia de Garabani, adornado con sorpresivos fuegos artificiales.

Un fin de fiesta que emplazaba a sus invitados al desfile Haute Couture en el Monumental complejo de Santo Spirito en Sassia. En el desfile, muy dolce vita, se presentaron 61 diseños, entre los que encontramos, ceñidos trajes y clásicos con faldas hasta la rodilla, vaporosos abrigos de noche en seda y refinados cortes de espalda. Vestidos que se sostenían solos.

Al finalizar, bajo los acordes del aria "O mio Babbino caro", de Puccini, y vestido de impoluto blanco, se dejó saludar por sus cerca de mil seguidores que no perdían detalle de este espectáculo de lujo. La posterior cena en Villa Borghese no defraudaría con el concierto privado de Annie Lennox.

El perfume Rock ´n Rose, fue el broche de oro con el que Valentino quiso cerrar los tres días de glamour con los que vistió a la Ciudad Eterna. Cinco mil rosas frescas de Perú fueron testigo del éxito del diseñador que podrá crear eternamente.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS