Entrevista exclusiva con Jérôme Lambert

Hablamos de tú a tú sobre el ciclo de la vida relojera con el director de Montblanc.

Entrevista exclusiva con Jèrôme Lambert

Jérôme Lambert es uno de los actores clave de la relojería de los últimos 15 años. Tras dirigir brillantemente Jaeger-LeCoultre dio el salto a Montblanc. Como un experto ajedrecista, ha puesto en jaque al mundo de la alta relojería. Le entrevistamos durante su visita a Madrid para presentar la nueva colección 1858.

¿Cuál es el reloj femenino más emblemático de Montblanc en este momento?
Moongarden, sin ninguna duda. En esta pieza de la colección Bohème hemos escrito el nombre de la luna llena de cada mes en lugar del tradicional nombre del mes. Es la expresión más definitiva que se pueda hacer del ADN de la marca.

¿Cómo es la mujer que elige un reloj Montblanc?
Es una mujer activa. En el producto Montblanc hay una faceta de business life de mucho peso. Muchas marcas acceden al universo de la mujer a través de la moda; nosotros lo hacemos a través de su papel en la vida activa.

¿Cuál es la complicación relojera más femenina?
Cuando nuestra embajadora Charlotte Casiraghi presentó en París la colección Bohème Moongarden dijo que la complicación que siempre debía estar presente en esta colección es la Luna, porque es precisamente el elemento que mejor representa a la mujer en sus ciclos de vida.

Entrevista exclusiva con Jèròme Lambert

¿Cree que las mujeres están preparadas para las complicaciones relojeras?
Creo que en términos de concepción de producto hay más apertura en las mujeres que en los hombres. La relojería ha entrado en el mundo femenino primero como un accesorio, y luego como un producto funcional. Mientras que para el hombre fue a la inversa.

¿Cómo es la colaboración con Charlotte Casiraghi?
Charlotte desea tener un papel cada vez más activo. En su día crearemos una línea con ella, igual que con Hugh Jackman.

Viene de la relojería y se encuentra con una marca con diferentes líneas de producto. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido?
Aun siendo tan diferente a la relojería, la transformación de la piel me resulta fascinante. En la relojería no hay nada más emocional que el olor del aceite y del metal cortado. El antiguo director de producción de Jaeger-LeCoultre enfermó y estuvo meses sin ir a la manufactura, pero antes de fallecer vino por última vez y me dijo: “Jérôme, no hay nada más hermoso que este perfume de aceite y metal cortado”. Me pareció una declaración un tanto extraña, pero cuando fui a nuestra manufactura de Villeret y sentí este aroma, le di la razón.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS