Eugenio Ampudia: zapatos que son ideas

Exponente del arte como herramienta crítica y del artista como agente de cambio y reflexión para la sociedad, las instalaciones de Ampudia (Valladolid, 1958) siempre incluyen una dimensión política.

Eugenio Ampudia: zapatos que son ideas

Eugenio Ampudia estaba a punto de salir de Madrid hacia su casa de Asturias cuando recibió los zapatos, y no tuvo otra opción que echarlos al coche.

ampudia

“Lo primero que pensé cuando me propusisteis la idea fue en mi amiga Alicia, que dice que los zapatos de tacón en general y el stiletto en particular son el equivalente al velo de las musulmanas. Ella me hablaba de que representan el sometimiento al hecho masculino, y me lo decía mientras usaba tacones, por supuesto”. Ampudia nunca había usado este tipo de zapatos, “ni en mis obras ni en el sexo” (risas), y empezó a pensar qué podía salir de ahí.

¿Su conclusión? “Que los zapatos no son solo zapatos, sobre todo cuando tienen esta altura. Son ideas, y no deberían estar en los pies, sino en la cabeza. Además, me gustaba lo de convertir a una jovencita en una diablilla a través de unos zapatos de tacón”.

La jovencita es Elena, una estudiante de moda que veranea en la misma zona que el artista. Pedro Albornoz, el director de fotografía del estudio de Ampudia, y “una maravillosa luz norte”, hicieron el resto.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS