Liberty cumple 140 años

Sus diseños florales han desafiado el tiempo y los vaivenes de la moda, manteniéndose en vanguardia de las tendencias durante décadas.

Liberty cumple 140 años

Liberty fue fundada hace ahora 140 años, cuando Arthur Liberty dejó su trabajo en un almacén de ropa oriental en Regent Street, y alquiló un pequeño y cercano local donde comenzó a vender sedas exóticas, importadas de China y Japón, algodones y delicadas lanas de India. Fue tal el éxito que alcanzó la firma, que en 1924 trasladó sus dependencias al impresionante edificio Arts and Crafts de Great Marlborough Street donde todavía hoy se encuentra. Los arquitectos incorporaron maderas de dos viejos buques de guerra en la fachada, y aun hoy los paseantes confunden el edificio con un genuino ejemplo de estilo Tudor.

La exótica y exquisita oferta que Arthur Liberty reunió en su establecimiento cosechó un éxito incomparable entre los artistas de la época, contando con clientes como Oscar Wilde, Dante Gabriel Rossetti o James McNeill Whistler. Sus coloristas e imaginativos escaparates se convirtieron en una verdadera atracción turística, hasta el punto de que fue encargado de diseñar el vestuario del musical “Mikado”, de Gilbert y Sullivan.

 

Liberty cumple 140 años

 Desde el pasado fin de semana, y hasta febrero próximo, el Fashion and Textile Museum de Londres dedica una gran exposición a la firma que contribuyó como ninguna a incorporar nuevos tejidos y estampados a la cultura occidental. La exposición muestra una extraordinaria colección de vestidos del siglo XIX, incluyendo desde una capa de 1890 elaborada a partir de chales chinos bordados, hasta ejemplares más modernos, mostrando la vigencia de un estilo que nunca ha dejado de estar de moda. La exposición refleja el impacto de Liberty en la moda británica, desde el Orientalismo del siglo XIX, pasando por el Art Nouveau y el Art Déco de comienzos del XX, y la recuperación del estilo a partir de los años 50, mostrando trabajos de diseñadores que han utilizado tejidos de la firma, como Jean Muir, Cacharel, Yves Saint Laurent (cuya primera maxifalda estaba elaborada en el estampado Macedonia), Mary Quant y Vivienne Westwood.

La mayoría de los vestidos de la exposición londinense provienen de la colección privada de Mark Butterfield y su mujer, Cleo, y es una de las más importantes del mundo, de la que a menudo se nutren diseñadores de vestuario cinematográfico. De hecho, varios de los modelos de esta colección privada se han seleccionado para vestir al ganador del Oscar Eddie Redmayne en su papel de transexual de los años 20 en la película "The Danish Girl", que se estrena este otoño en España.

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS