Los diseñadores te están troleando y nosotras sabemos por qué

Dicen que las semanas de la moda ya no son relevantes ni necesarias, pero justo en esos días es cuando el escándalo florece. Ahora que han pasado, revisamos los mejores (o peores) jaleos de la moda. No queremos recrearnos, ¡es que lo necesitamos!

Los diseñadores te están troleando y nosotras sabemos por qué
El pasamontañas invertido de Gucci que generó la polémica. Imaxtree.

Lamentamos profundamente cualquier ofensa provocada por estas publicaciones no autorizadas. Solo profesamos respeto por China y su pueblo", declaró Dolce & Gabbana en un comunicado a raíz de un escándalo que tuvo lugar en noviembre. Para publicitar su desfile en Shanghái, hicieron circular tres vídeos en Instagram donde una china intentaba comer pizza, espaguetis y cannoli con palillos mientras una voz masculina le indicaba cómo hacerlo. Los acusaron de racistas. Sobre todo, cuando se filtraron unas conversaciones de Stefano Gabbana donde no dejaba en buen lugar a los chinos. Como resultado, la firma no solo se vio obligada a eliminar los vídeos, sino que acabó cancelando el desfile. Hace poco, la protagonista confesaba que rodar esos cortometrajes había "arruinado" su carrera.

Pero vamos a retroceder un poco más en el tiempo. En febrero de 2018, Gucci mostraba en su desfile varios pasamontañas con bordados rojos y negros. Cuando la colección se adaptó para ser comercializada durante el pasado invierno, los citados diseños evolucionaron como se muestra a la izquierda: en un jersey negro con cuello alto hasta los ojos con una franja roja en torno a los labios que recordaba al infame blackface. También se tachó de racista a la firma. Dapper Dan, un célebre sastre de raza negra colaborador de Gucci, encabezó las acusaciones. Tanto la marca como su director creativo, Alessandro Michele, pidieron disculpas.

De racismo se acusó también a Zara por mostrar a una modelo asiática y pecosa en su campaña de belleza: "Un insulto para China", según rezaba el hashtag que muchos ciudadanos asiáticos usaron para denunciar que la cadena "impone estándares de belleza blanca a las mujeres chinas". Aunque posea una belleza atípica, la modelo Jing Wen es así: no se le pintaron pecas, sino que lució las suyas al natural. Contratarla podría interpretarse como un apoyo a la diversidad; y sin embargo, también Zara ha terminado disculpándose.

No vamos a entrar a juzgar si los casos expuestos representan expresiones racistas. La cuestión es que han desencadenado auténticas crisis internacionales de relaciones públicas por las gravísimas ofensas que se han producido: desde el punto de vista cultural, porque se trata de asuntos extremadamente sensibles; y desde el económico, China es el primer mercado de moda mundial en la actualidad. ¿Por qué querrían ponerse en contra a tantos millones de clientes?

 

 
Los diseñadores te están troleando y nosotras sabemos por qué
Modelo de Burberry con la soga al cuello. Imaxtree.
La vigencia del escándalo

En cuanto a la polémica de Gucci , es muy semejante la que Prada vivió en diciembre con Pradamalia: una colección de accesorios donde destacaban unos monitos negros de enormes labios rojos que también remitían al blackface. Y tú dirás que estos escándalos corresponden a la pasada temporada de otoño-invierno y que qué te estamos contando.

Quizá no seas consciente de que escribimos estas líneas en plena temporada de desfiles, y eso siempre significa movida. De pronto, la prensa de prestigio y las principales clientas se encuentran cara a cara con los diseñadores (tan inaccesibles de forma cotidiana) y sus nuevas propuestas (un secreto a punto de ser desvelado) y hay tanta inquisición por un lado y ganas de sorprender por el otro que las polémicas estallan. A veces, incluso antes de que se celebre el desfile, como sucedió con Dolce & Gabbana.

Pero también surgen escándalos a raíz de los desfiles. ¿El último? La soga que Riccardo Tisci incorporó a una sudadera, creando un efecto horca. "Si bien el diseño se inspiró en un tema náutico, soy consciente de que resultaba insensible. Nunca fue mi intención ofender a nadie. No refleja mis valores ni los de Burberry y lo hemos eliminado de la colección. Me aseguraré de que esto no vuelva a suceder", se excusó el diseñador.

En sus entrevistas y crónicas, los periodistas aprovechan para sacar a colación las pequeñas y grandes polémicas acaecidas, de forma que recobran actualidad gracias a la conversación que se establece con los diseñadores y los lectores. ¿Quién dijo que las semanas de la moda ya no son relevantes? Por supuesto que podemos prescindir de los desfiles para descubrir las nuevas colecciones, pero desaparecería su impacto social, que es más importante.

Los diseñadores te están troleando y nosotras sabemos por qué
Escena del spot promocional de Dolce & Gabbana.
Tomar conciencia

La industria se encuentra tan concienciada que Prada ha creado un comité de la diversidad: "Un grupo de gente relevante, incluyendo académicos, que gestionen la discusión de un modo científico", explicó Miuccia. Sin embargo, ¡qué importantes son las polémicas! La moda es creatividad y provocación, y vestirse es un acto político. Si los diseños no despiertan una reacción en el consumidor (erotismo, asco, extrañeza, incomodidad, pasión...), no serán moda, sino un servicio de consumo. Además, dicen que toda publicidad es beneficiosa. Tantos deslices no serán casuales. 

Continúa leyendo