Los secretos de Lanvin

La maison ha cumplido cumple 125 años y su director creativo, Alber Elbaz, hace un recorrido por la vida y la obra de su fundadora Jeanne Lanvin.

Frascos originales del mítico perfume Arpège, creado en 1927.

Parece increíble que esté todo aquí. Apenas se abre la puerta del estudio de Jeanne Lanvin en el segundo piso de Boissy- d'Anglas esquina con Faubourg Saint-Honoré, la decoración espartana y el espacio provocan la primera sorpresa. No hay recibidor ni antesala alguna, solo un espacio único y austero poblado de recuerdos. Aquí y allá la vista se topa con una cerámica que representa a Jeanne con su hija Marguerite en un baile, los frascos de los años veinte del perfume más emblemático de la casa, Arpège, o el vestido con un lazo de perlas y strass que estuvo en la Exposición Universal de 1925. Son rastros históricos, testimonios de la vida de una mujer hecha a sí misma que imaginó un sistema de clase y distinción para las 24 horas del día. Lo descubrimos gracias a Alber Elbaz, director creativo de Lanvin, y el pretexto para abrir esta puerta es el 125 aniversario de la casa franco-china (ahora pertenece a Shaw- Lan Wang).

La herencia de Elbaz.

Lanvin es la marca de lujo más antigua en activo. Hoy factura 210 millones de euros y no deja de abrir boutiques en el mundo. Elbaz le guarda enorme respeto a la fundadora, pero no quiere copiarla. "Un escritor deja de escribir si lee demasiados libros porque tiene miedo de que lo mejor ya se haya creado", dice. La ambición de Elbaz es hacer una aportación actual a su sector, como hizo Jeanne en sus mejores años.

Boceto de traje de noche con volantes al bies y la silueta clásica de Lanvin.

 

Jugar con el corazón.

Jeanne diseñó sus primeros sombreros con 13 años, cuando trabajaba en la tienda de Madame Félix y la llamaban Omnibus Trottin porque hacía las entregas a las clientas en tranvía. En 1940 ya había 800 mujeres cortando y cosiendo para ella en su taller. Sus robes de style, vestidos con cintura estrecha y falda de vuelo, estuvieron de moda diez años, y nunca dejó de innovar: creó vestidos románticos cubiertos de suntuosos bordados; cuando Europa estaba fascinada con un Oriente imaginado por Poiret, diseñó exóticos trajes de noche de terciopelo y satén creados a favor del movimiento del cuerpo femenino, y al iniciarse la Primera Guerra Mundial lanzó el vestido camisero que definió la silueta de los años veinte. Cuando a Elbaz se le pregunta por los actuales códigos de estilo de Lanvin, el ambiente se caldea: "si usase referentes directos o perceptibles, estaría acabado. En cada caso particular es necesario anticipar, intuir. Como decía Marc Chagall: 'Juega con la cabeza y perderás. Inténtalo con el corazón y vencerás".

Vestido azul Lanvin

 El azul Lanvin.

Tres habitaciones de la casa de Jeanne Lanvin están en el Musée des Arts Décoratifs de París, y en ellas está presente uno de los pilares creativos de la diseñadora, ese azul indefinible que vio en un fresco de Fra Angelico y trasladó constantemente a sus piezas y a su vida. Elbaz comparte el espíritu innovador de aquella mujer. "Mi preocupación es la misma que tenía Jeanne: encontrar el equilibrio entre creación y cliente. Pero, sobre todo, aprecio la excentricidad y la individualidad. Tengo que crear algo diferente, de otro modo, ¿para qué tener un atelier?".

El diseñador tiene una visión muy personal y rotunda de la moda contemporánea. "Hacen falta inspiraciones fuertes; en el caso de Jeanne era la relación con su hija Marguerite. Ahora me toca a mí encontrar ese elemento extra, que imprima carácter". Si el azul era un pilar, la pequeña Marguerite constituía los cimientos creativos para Jeanne. Pasó de ser una diseñadora de sombreros a abrir una casa de alta costura donde vendía conjuntos para madres e hijas. Al hilo de esta bella historia, Alber Elbaz saca una metáfora sobre su sector: "La industria se ha convertido en un asunto de banca cuando debería ser de familia. Para mí, los directores creativos tienen el mismo papel que las madres, sin ellas la casa es solo una habitación".

Etiquetas: lanvin

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS