Christian Louboutin ha creado los zapatos de nuestros sueños (y son todos opciones idóneas para estas fiestas)

Calzando sueños. Así lleva maravillándonos Christian Louboutin desde hace ya 28 años. Su nueva colaboración con la plataforma My Theresa confirma su eternidad estilística.

Christian Louboutin
My Theresa

Auténtica. Inimitable. Reconocible entre mil. La suela roja del genio Christian Louboutin lleva casi tres décadas poniendo patas arriba las pasarelas y el street style de las capitales de la moda. Diseños y calidad impecables, cortes sensuales y respeto total de la estética y del pie, sus diseños de stilettos han pasado a la historia. Es ahora con una nueva colección que vuelve a despertar nuestros sueños y confirma que el glamour también tiene que ver con la altura: "My Theresa x Christian Louboutin".

8 modelos son los que ha creado en colaboración con la plataforma en línea: los clásicos zapatos de tacón se reinventan con lazos en la parte del tobillo, transparencias, tachuelas con un toque más rockero e incluso calzado plano, con zapatillas que condensan por sí solas toda la esencia de la firma. Y nos recuerdan que nunca deja de innovar: Louboutin fue el primero en optar por una colección de nude, zapatos que se adaptaban a la perfección al color de la piel. 

Fichamos los tres modelos más llamativos (e irresistibles):

Negro con lazo

Negro
My Theresa

Un modelo básico con detalle de lazo y por supuesto, su suela roja lacada. Ideal con un total look negro (795 €).

Con cristales

Transparente
My Theresa

Una opción preciosa para estas fiestas, transparente y con cristales incrustados. Perfecta para completar un look blanco y luminoso (895 €).

El modelo más inesperado

Zapatillas
My Theresa

Más allá del clásico stiletto... las zapatillas Vieira Spikes Krystal solo esperaban a por ti (1.095 €). Nos atreveríamos a lucirlas con pantalones vaqueros azules.

Un poco de historia

En 1991, Louboutin abrió su atelier en una galería cubierta que hace esquina con la calle Jean-Jacques Rousseau, en París. Desde entonces, más de 150 puntos de venta en todo el mundo, miles de mujeres y celebrities rendidas a sus pies y, más en concreto, en sus suelas rojas.

Su primera boutique abrió en París, en plena guerra del Golfo. Dos años más tarde inauguró una segunda en Nueva York. Entonces llegaron las colaboraciones con los diseñadores de alta costura para los desfiles de París: Jean Paul Gaultier, Azzaro, Givenchy, Lanvin, pero también Chloé, Victor & Rolf, Yves Saint Laurent y Diane von Furstenberg. Su imperio se fue construyendo paso a paso, sin prisas.

A partir del año 2000, su marca tuvo un boom internacional gracias al cine y a las series, y actrices como Sarah Jessica Parker, que en la segunda temporada de Sexo en Nueva York solo lleva Louboutins. En 2002, una amiga en común le pone en contacto con Yves Saint Laurent para crear un par de zapatos para el último desfile del diseñador: unas sandalias totalmente en rojo, con tiras transparentes y con el símbolo YSL bordado en paillettes. En 2003, lanzó su primera colección de zapatos nude del color carne más exacto. En 2017 retomó el concepto. Eso sí, con un matiz: el beige no representa todas las pieles. Creó cinco tonalidades diferentes inspiradas en sus diferentes teces. Un año más tarde, los nudes eran los mejores zapatos vendidos en todo el mundo.

Así, sigue afianzando la imagen sexy y femenina de sus creaciones.

También te puede interesar:

Continúa leyendo