Louis Vuitton, en busca de lo esencial

Nicolas Ghesquière, el nuevo diseñador de la firma, nos recibe en exclusiva en los talleres de la firma para contarnos su revolucionaria visión de la moda.

Louis Vuitton, en busca de lo esencial

Los cimientos de la industria de la moda se removieron, y de qué manera, cuando Marc Jacobs anunció que abandonaba, después de dieciséis años, la dirección artística de Louis Vuitton. Era el 2 de octubre de 2013. Apenas un mes después, el 4 de noviembre, LVMH, el gigante mundial del lujo, comunicaba que Nicolas Ghesquière asumía la dirección creativa de las colecciones de mujer; es decir, el cargo equivalente al de Kim Jones, diseñador de las de hombre. La era de los todopoderosos diseñadores a la manera de Jacobs, que controlaban todas las facetas de una firma, está, y con permiso de Karl Lagerfeld, a punto de extinguirse.

Declaración de intenciones. "Lo fantástico de trabajar para Louis Vuitton –asegura Nicolas Ghesquière en declaraciones exclusivas a Marie Claire– es que puedes permitirte el lujo de hacer realidad cualquier cosa que imagines. En esta gran casa he encontrado armonía, pero, por encima de todo, a un montón de personas que quieren innovar y hacerlo con verdadero respeto por lo genuino. Esto es lo que realmente me gusta de estar aquí: el respeto, la autenticidad y, al mismo tiempo, la búsqueda de la innovación. Esta firma es un clásico y es genuina, pero siempre mira hacia el futuro y busca nuevas ideas, así que estoy feliz al pensar que innovación y autenticidad van de la mano. Y eso es Louis Vuitton para mí. Mi función es ayudar a crear esta armonía entre innovación, lujo y artesanía".

Louis Vuitton

Moda que no pase de moda. No descubriremos nada al decir que la fortuna de Louis Vuitton proviene de sus maletas y bolsos. El fichaje de Ghesquière, que fue quien resucitó Balenciaga, indica claramente la intención de la firma de ser igualmente competitiva en textil. Con solo dos desfiles, el de otoño-invierno de este año y el de la colección crucero, ya lo han conseguido. El diseñador ha creado una auténtica narración a través de trazos discretos, sin grandes aspavientos, y un alfabeto de prendas exquisitas que apetece vestir. "He tomado un poquito de todas las mujeres que me rodean, que me inspiran –dice Ghesquière–. Así, he creado el perfil de mujer para esta colección, diseñando piezas funcionales, pero de elaboración compleja, porque quería soluciones reales para una mujer real". Prendas funcionales pero de arquitectura compleja. Prendas de aquellas que se visten para uno mismo, porque solo tú conoces la amplitud de ese bolsillo estratégico, el frufrú suave de la seda al caminar, el sonido ácido de la cremallera cuando se desliza ... pero prendas que resultan confortables también para los demás, porque son atemporales, son definitivamente elegantes, nada excéntricas. No se imponen, nos acompañan.

Para Nicolas Ghesquière, la moda pertenece a la cultura pop. "Antes era solo para gente extraña, una élite, mientras que ahora es popular y cada vez más personas quieren ser parte de este extraordinario mundo. La manera de ver las cosas está cambiando gracias a los medios digitales y cuanto más rápido se difunde una información, mejor parece. El prestigio de la creación, la innovación y de lo artesano crece día a día, y en eso es en lo que me concentro".

La moda que hoy cuenta busca soluciones auténticas. La calidad es su principal exigencia, así como, curiosamente, la búsqueda de la perdurabilidad. 

*La primera colección de Ghesquière para Louis Vuitton se presentará al público el próximo 18 de septiembre en la tienda que posee la firma en Barcelona (Paseo de Gràcia, 80).

Etiquetas: louis vuitton

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS