Max Mara, el nuevo hombre del abrigo

Ian Griffiths, director creativo de Max Mara, define su nuevo concepto, el 'Dorothy punk', un estilo independiente que conformará a su alrededor una colección inesperada.

Max Mara, el nuevo hombre del abrigo

Verdadero o falso? "El momento del año en el que se venden más abrigos es entre junio y agosto", es una frase que hace pensar y que proviene de Max Mara, marca de tradición y calidad, capaz de crear fascinación desafiando las estaciones gracias a su pujante presencia internacional. Una firma que desde 1951 se ha expandido con 2.462 puntos de venta en el mundo y se ha convertido (su facturación de 1.340 millones de euros en 2014 lo demuestra) en un imprescindible para aquellos que buscan el corazón de la elegancia. Es fácil intuir por qué ha suscitado tanta atención, incluso con su última colección pre-fall, que conlleva vender abrigos otoñales al comienzo del verano. La firma, normalmente reticente a revelar los secretos de su éxito, lo ha hecho a través de un portavoz de excepción, su nuevo director creativo Ian Griffiths. Un señor jovial y elegante que forma parte de la empresa desde que se diplomó en el Royal College of Arts de Londres en 1987. Seleccionado por la propia Laura Lusuardi, la hiperactiva directora de moda, cuya energía y sabiduría ahora está puesta en la organización de los archivos de la firma en Reggia Emilia. Ian consiguió añadir curiosidad y sentido de la experimentación, respetando siempre el pasado. Esta vez se ha inspirado en iconos como la escritora norteamericana Dorothy Parker y otras más rebeldes como la cantante Lydia Lunch o la electrizante Siouxsie Sioux, componente de The Banshees y luego de The Creatures.

Max Mara, el nuevo hombre del abrigo

¿Por qué se eligió desfilar en Nueva York? ¿Esnobismo o upgrade de la marca? Nada de eso. Ha sido la manera de acercarnos a la figura de Dorothy Parker, que era poetisa, crítica, escenógrafa y parte del llamado Vicious Circle, un grupo de célebres amigos que se encontraban en el hotel Algonquin. Como este espacio ha cambiado mucho, cambiamos la localización al hotel St. Regis, que también frecuentaba y que conserva la atmósfera que buscábamos. En su planta 15, con vistas a Central Park, hemos recreado un ambiente cálido, lleno de flores y con luz difusa.

¿Por qué Dorothy? Por su actitud independiente, sofisticada y metropolitana, que es muy actual. También me gusta la atención y el cuidado que se prestaba al vestir en su época, las décadas de los 20 y 30. "Los años son como los vestidos, o los llevas con estilo durante toda la vida o te irás desaliñada a la tumba". Esta es una cita suya con la que estoy  plenamente de acuerdo.

¿Qué otros puntos de la filosofía de Dorothy conservan actualidad? Su sentido de lo superfluo. El valor que le daba. Ella decía: "Preocúpate del lujo, las necesidades se resolverán solas".

¿Qué hay de Lydia Lunch, que tiene un aire más maldito? También ella es un icono atemporal, porque hoy todo el mundo tiene una chaqueta de cuero y quiere tener algo de rebelde. Estoy pensando también en Patti Smith, Blondie o Siouxsie Sioux y en nuestras clientas y sus hijas.
Pero, a pesar de estos referentes, sus looks son siempre muy elegantes.  Lo importante es conservar ciertos detalles que transmitan contemporaneidad, pero manteniendo nuestras texturas suaves, nuestros largos y las referencias de ciertos personajes que nos inspiran.

Max Mara, el nuevo hombre del abrigo

¿Nada que ver con las tendencias? Se puede proponer, pero jamás imponer, sobre todo hoy. Aquí comparto la opinión de Achille Maramotti, fundador de Max Mara, que decía que "la moda se convierte en moda cuando la visten las personas". Por eso hay que mantener siempre la vista en la funcionalidad. Ese es un discurso no solo para un Vicious Circle moderno. Son otros tiempos. Hoy los círculos siguen estando en todas partes alrededor de diferentes intereses, solo que son menos famosos. Lo único que añoro cuando pienso, por ejemplo, en la época del punk que yo viví, era la facilidad para pertenecer a un club: bastaba sintonizarse con la ropa y pensar de manera similar. Hoy todo está mucho más cerrado.

¿Qué hay de las mujeres contemporáneas? Mencione una que le haya sorprendido. Carine Roitfeld, es más que una editora o una estilista. Te lleva al límite y te divierte.

¿No se ha inspirado nunca en el mundo digital? Veo las redes sociales como un vehículo de descubrimiento. Me encanta ver en Instagram que Lady Gaga lleva un abrigo nuestro, pero también las fotos de una clienta anónima me hacen reflexionar. Aun así, prefiero crear una historia que lleve consigo el pasado, que es cultura y estímulo de futuro.

¿Cuál es el abrigo que conviene ir reservando? Cada una debe encontrar el suyo, porque cada persona tiene sus necesidades. Por supuesto, la capa de castor en color cacha (el indefinible beige de la marca) es muy versátil. Se le puede dar un toque arriesgado combinándola con una camiseta de rejilla, pulseras con tachuelas y complementos de aire punk.
¿Y algo para las más clásicas? Un abrigo largo en jacquard italiano con un diseño como de alfombra que podría ser como la que tengo en mi casa. Para mí este es el más representativo de Dorothy Parker.

Etiquetas: abrigos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS