Zapateros mágicos en los talleres de Fiesso d'Artico

La tradición artesanal de los talleres venecianos de Fiesso d'Artico sigue sirviendo a los intereses de las colecciones de zapatos de Louis Vuitton.

Louis Vuitton
Los modernos talleres zapateros de Louis Vuitton en Fiesso d'Artico

Sigue siendo muy satisfactorio, e incluso esperanzador, que, aún inmersos en un mundo de prisas, crisis econónmicas y siendo víctima de continuos recortes a todos los niveles, podamos seguir reportando sobre espacios en los que la tradición, la artesanía, la investigación creativa y la tecnología punta se unen gracias a la reflexión que favorece un entorno adecuado y el tiempo necesario.

Solo así, y con recursos, se consigue la alquimia del lujo. En Fiesso d'Artico, a 30 kilómetros de Venecia, encontramos uno de estos ejemplo con un edificio sostenible desde el que se piensan y diseñan las colecciones de zapatos de Louis Vuitton. Son 14.000 metros cuadrados organizados alrededor de un claustro y ornamentados con obras de arte inspiradas en el calzado, entre los que se encuentran trabajo de Joana Vasconcelos, Yayoi Kusama, Richard Prince o Andy Warhol. En este lugar, los creativos y artesanos de la maison dejan volar su imaginación en auténtica y necesaria paz.

La firma francesa cimentó su fama y prestigio gracias a la construcción de maletas, bahúles y bolsas de viaje, cuando la empresa decidió, en 1997 y con Marc Jacobs a la cabeza de la dirección creativa, empezar a producir colecciones de ropa; y cuando más tarde se conviritó en un monstro fashion a nivel global, el reto (amén de vender cuanto más y mejor) era traducir el prestigio conseguido con el diseño y la producción de complementos de viaje y bolsos a la ropa y los zapatos. Que la gente dejara de pensar en Louis Vuitton sólo como maletero y empezara a tenerlo en cuenta como marca universal y de lujo (punto) ha sido uno de los juegos de manos de marketing y empresariales más impresionantes y mejor ejecutados de la hisotria reciente de la moda. El resultado no hace falta revelarlo.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS