Isabel Marant: 'Necesitamos seguir siendo quienes somos, compartir'

La icónica diseñadora francesa desvela el mensaje de su colección primavera/verano 2021, a la vez optimista y consciente de la nueva realidad.

Es con optimismo, frescura pero también un gran sentido de la realidad que Isabel Marant reflexiona sobe su nueva colección. La diseñadora, quien lanzó la marca que lleva su nombre en 1994, firmó uno de los desfiles más esperados de la Semana de la Moda de París, celebrada del 28 de septiembre al 6 de octubre. Versátil (recordamos su colaboración con H&M), ferozmente talentosa (ganó el Globo de Cristal a la mejor creadora de moda en 2014) y vanguardista, Isabel Marant ilumina todo. Algunos de sus diseños, como la sudadera con logotipo, se han convertido en auténticos must have que se reinventan cada temporada.

¿Con qué nos ha sorprendido la diseñadora en esta ocasión? La colección primavera/verano 2021 de Isabel Marant opera como un contrapunto de la realidad, con "personajes" que se abrazan, unidos contra el virus. Una visión arriesgada, pero muy sincera que defiende la creadora: "Creo que lo que más echamos en falta durante el confinamiento fue la relación con los demás, los amigos, la fiesta... imagino que indignará a personas, y que seguramente me criticarán por escenificar a personas abrazándose. Hay que saber que todo está muy controlado, las personas se hacen pruebas constantemente... creo que tampoco podemos parar todo. Hacemos las cosas de forma consciente, con cuidado, tomamos muchas precauciones. Es también para decir que lo que más echamos en falta fue esta alegría, este aspecto festivo, en el que necesitamos seguir siendo quienes somos, compartir, y no mirarnos hechos un ovillo. Tenemos que amarnos por encima de todo".

El optimismo es, sin duda, la clave de esta colección. Con diseños a todo color, con el rosa y el lila como protagonistas, dio paso a metalizados y lentejuelas pero también a estampados de flores. A la vez romántica y eléctrica, esta colección, masculina y femenina, protagonizada por los bailarines del colectivo (La)Horde, es más que una colección, parece un mensaje de esperanza. Una invitación a volver a brillar, disfrutar y vestir con fuerza, elegancia y personalidad, en un mundo en el que todos los códigos están cambiando. Isabel Marant no se adelanta a la moda del mañana, confiesa no saber que nos depara. Lo que sí queda claro, es que cabe afrontar esta nueva etapa con alegría y templanza. ¿La moraleja? Si ignoramos lo que llegará, disfrutemos de lo que tenemos. Es lo más valioso. Y lo que realmente hemos de cuidar.

Continúa leyendo