Juan Carlos Mesa: 'Cuando dije a mi madre que iba a dedicarme a la moda, me contestó: ¡ni muerta!'

El perfecto dominio de la técnica y la audacia están en su ADN. Conversamos con el 'couturier' del efecto sorpresa que lleva conquistándonos más de 20 años.

Del taller (y piso) de Juan Carlos Mesa emana luz y fantasía. Ubicado en la céntrica calle de la Reina, es el punto cero de toda la inspiración y creación de uno de los diseñadores más emblemáticos de nuestro país. Mesa, arropado por su equipo, piensa, diseña y da vida a todas sus ideas, movido por la pasión de la costura. Director creativo de la marca que lleva su nombre y de Ángel Schlesser desde el pasado mes de junio, es a imagen y semejanza de sus creaciones, único e hipnótico.

Su relación con la moda no es reciente. Juan Carlos Mesa bañó desde su nacimiento, en 1971, en el mundo de la moda. Hijo y nieto de modistas, supo desde siempre que quería dedicarse a este arte, pese a las advertencias de su familia. Consciente de la importancia de la formación técnica, se formó en instituciones como la Universidad Politécnica antes de diversificar su experiencia: trabajó en el ámbito de la sastrería, en el vestuario de teatro pero también en escaparatismo, entre otros. 1995 marcó un hito en su carrera, al ser el punto de partida de su relación con Jesús del Pozo, a quien siempre admiró profundamente. Durante cuatro años, Mesa desarrolló su talento en el taller del costurero. "Lo considero con Ágatha un gran maestro. Es el rey de los matices, los dominaba como nadie".

En 1999, creó con amigos el grupo Laboratorio, autor de exposiciones anuales donde presentó sus colecciones en solitario como Mesa, sin comercializarlas. Seguidamente, se adentró en un nuevo mundo, el de la moda más "rápida", colaborando con firmas de éxito como Blanco, cuyas líneas se dirigían a un público más joven. Dio paso a un trabajo en Springfield, donde desarrolló colecciones masculinas, antes de cambiar completamente de rumbo y mudarse a México, para trabajar en Televisa Editorial y crear un departamento de estilismo de moda para todas las revistas del Grupo. 2002 marcó otro de los grandes encuentros de su carrera, con Ágatha Ruiz de la Prada, con quien trabajó durante 15 años antes de abrir su propio taller en 2017. Durante este periodo, además de vivir una evolución personal abrumadora, explotó su talento con colecciones tan inolvidables como Pool Party, una línea de bañadores imposibles, y Fiestón, otra de trajes surrealistas para asistir a fiestas, con una acogida espectacular de público y crítica.

El espíritu de Mesa, audaz y atrevido, se percibe en cada esquina de su taller. Y vibra asimismo en cada diseño que con entusiasmo, visten a mujeres y hombres que sueñan con lucir a la vez espectaculares y distintos. Descubre sin esperar nuestro encuentro.

Continúa leyendo