El llamativo parecido entre los pendientes de las tiendas de joyitas más populares y estos productos de AliExpress

Desde hace tres años, las orejas femeninas se han perforado como queso Gruyère. ¿De dónde salen todos los minipendientes que arrasan en Instagram? ¿Por qué son todos tan parecidos?

Los pendientes se pierden. Se mete una un par en el bolsillo del bolso para cambiárselos en el ascensor, camino de la calle, y los pendientes desaparecen. 

Pero los pendientes reaparecen. Se duplican. Se multiplican. Se hacen copias y otras copias y más copias de las copias. Los que llevas en el bolsillo, a menos que se trate de una herencia de tía Águeda o de un souvenir de cáscara de coco comprado en una tienda de costa, los puedes encontrar en la tienda de enfrente. En su versión online. En las tiendas de “joyitas”, bisutería grácil y agradecidamente refinada, nacidas en la web, lo que una consumidora encuentra aquí, en esta esquina, lo puede un poco más allá, en aquella otra. Sus estanterías digitales parecen reflejadas en espejos panorámicos. Los minipendientes que venden presentan un parecido extraordinario.

El hecho de la moda, la presencia de una tendencia, es inapelable. Desde hace tres años, las orejas femeninas se han perforado como queso Gruyère. La excepción es conservar, en exclusiva, un agujero en cada oreja. Tachas doradas y plateadas, granadas de circonitas multicolores, han forrado lóbulos y cartílagos. Desnudos, se han disfrazado de colador.

Es fácil rellenar los agujeros. Se tapan con facilidad. Aquí, decíamos, o allí. Los de estas tiendan se parecen entre ellos. Con un ejemplar parecido al modelo Arcoíris de Casilda Finat MC puede toparse una en AliExpress. Encaramado al lóbulo, de un arco multicolor cuelga una fina cadenita de eslabones. Los colores coinciden: de izquierda a derecha, rojo, naranja, blanco, verde, morado, lila y blanco. En el otro extremo, un pequeño rayo dorado remata los pendientes. Casi 12 euros los distancian.

El pendiente Single corno de Barokah, por ejemplo, se parece extraordinariamente al Aro chili de Casilda Finat MC. Las curvas del pimiento rojo se reproducen de igual manera en los dos modelos. El cierre, interno, se redondea en la bisagra. Incluso el código que lo identifica se inscribe en un área similar. La diferencia más ostensible, en el precio. Tres euros los separan.

También en AliExpress se pueden encontrar los Aros Serpiente de Casilda Finat MC. El aro, de tamaño pequeño, se cierra de manera interna. En tres curvas, las escamas del reptil, metálicas, se abullonan. ¿Diferencias? De nuevo, en el precio. Una de casi diez euros.

Las joyitas de Casilda Finat MC, seleccionadas por la empresaria y homónima vizcondesa de Rías, son unas de las más populares de España. Más de 148.400 seguidores se cruzan con sus novedades en el perfil de Instagram de su propietaria. Sus tiendas, con presencia física en Sevilla y Madrid, se abarrotan cuando llega la Navidad. Son el regalo predilecto de novios, hermanos, madres y amigas. El listado de seguidores de Kalk Store roza los 34.000. Un pendiente las une.

La primera tienda los rebautiza como Aros golosina. La segunda, como Piercing aro arcoíris. La estructura del pendiente coincide: una fila de cristales rosas encierra otras dos, menguantes, de color verde y azul. El precio vuelve a separarlos. Casilda Finat MC los etiqueta a 25 euros. Kalk, a 29,90.

El ser humano no sabe de dónde viene ni adónde va y nosotras, por mucho que nos rasquemos la cabeza, no sabemos de dónde salen todas estas piezas. 

Continúa leyendo