Moda -- Joyas

Relojes en oro rosa para convertirte en una #goldengirl

Los relojes de pulsera no tienen ningún misterio para nosotros hoy en día. Es más, nos parece difícil imaginarnos sin uno de ellos, ¿no es así? Pero su origen es, además de curioso, muy similar a otras prendas y accesorios que mantenemos en la actualidad.

¿Qué pudo pasar para que los clásicos relojes de bolsillo que perduraron hasta casi el siglo pasado dieran el salto hasta nuestras muñecas?

Fueron los pilotos los que se vieron en la necesidad de buscarle una alternativa al incómodo reloj con cadena, pues a bordo, podían ir acompañados de un número reducido de instrumentos y no era muy cómodo tener que estar sacando el reloj para controlar los tiempos y mediciones.

Se cuenta que el aviador brasileño Alberto Santos-Dumont, se percató de esta complicación en sus vuelos, por lo que le pidió a su amigo y relojero parisino Louis Cartier que le fabricara un reloj que pudiera llevar en la muñeca. ¡Efectivamente! Es por eso por lo que el icónico modelo de la firma Cartier lleva el nombre de Santos, en honor a ese primer modelo que diseñó el relojero. Fue uno de los primeros modelos de reloj de pulsera que existieron y, a partir de ahí y a lo largo de la Primera Guerra Mundial, se impuso entre los militares. Poco a poco, esta tendencia se fue expandiendo hasta la sociedad civil hasta que, una vez finalizada la guerra, el reloj de pulsera era todo un estándar.

Hoy, la característica que se hermanó con el reloj  para convertirlo como lo  conocemos hoy, ha sufrido un cambio: de la practicidad a la estética. Un buen reloj, puede levantar un look, darle un auténtico aire sofisticado y transmitir verdadero lujo.

Con correas metálicas, de cuero, en plata, oro…¡Las posibilidades ocuparían líneas y líneas y, aún así, nunca acabaríamos nombrándolas todas. Pero en esta ocasión hemos querido poner toda nuestra nuestra atención en unos modelos en concreto: los de oro rosa. Femeninos, delicados ¡e irresistibles! Aquí tienes los 16 relojes color oro rosa ante los que caerás rendida. ¿Ya tienes tu favorito?