Dylan Penn: una chica con suerte

Modelo por necesidad y actriz por imperativo. Dylan Penn lleva el talento en los genes.

Dylan Penn

Viene de una de esas familias hollywoodienses arraigadas donde las haya. Su abuelo era el aclamado director Leo Penn y sus padres son Sean Penn y Robin Wright. A pesar de eso, nada apuntaba a que acabaría por ser una estrella. Y es que Dylan no se interesó por el cine más allá de la figura de su abuelo. Cuando dejó los estudios, sus padres le cerraron el grifo y se puso a repartir pizzas por Los Ángeles. Pero no le llegaba para pagar el alquiler. Un amigo suyo, un visionario consciente de la belleza angelical de Dylan, la empujó a apuntarse a una agencia de modelos. "Jamás sentí pasión por la profesión de modelo, lo hice por dinero", confesaba en una entrevista. Pero llegó a hacer importantes campañas y editoriales de moda. El precio fue que su vida se hiciera pública. Y es que en Hollywood no todo es maravilloso, para esta enamoradiza veinteañera encontrar allí el amor es casi imposible, "hay demasiadas tentaciones".

Incluso su apellido quedó eclipsado por los rumores de un affaire con Robert Pattinson. Pero rápidamente reivindicó sus orígenes, y cuando nadie esperaba que siguiera los pasos de su padre, Dylan rodó Condenados, que verá la luz este año. En realidad quería dirigir como su abuelo, pero sus padres le hicieron empezar por el principio, la interpretación. Ni siquiera se consideraba buena actriz, pero algo tiene porque este año ya está trabajando en Elvis & Nixon y hay rumores de más proyectos además de sus deseos de probar en la televisión y trabajar a las órdenes de Sean. La saga continúa y 2015 está siendo testigo del debut de Dylan Penn, que ya ha entrado en el radar de Hollywood.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS