Edie Campbell y familia

La modelo protagoniza junto a los suyos la próxima campaña de Lanvin

Lanvin

En ella, fotografiada por Tim Walker, aparece junto a su familia real: su madre Sophie, su padre Roddy, su hermana (también modelo y además actriz) Olympia, su hermano Arthur, sus abuelos Joan y Jeremy, su novio, el controvertido Otis Ferry, el novio de Olympia, Matteo y Dolly, si yegua.La campaña, como todas las de Lanvin, mezcla glamour en mayúsculas (insisto, una palabra que a veces, de tanto usarla, pareciera que ha predico su potencia, pero que hay que reivindicar, porque eso del glamour, sea lo que sea, sigue existiendo, afortunadamente ) y sentido del humor a gogó. A parte de las fotos siempre se acompaña con un vídeo que los de Lanvin cuelgan en youtube y que yo les recomiendo vivamente que vean.

La buena de Edie es la heredera natural de Twiggy, o sea un modelo de chica pequeñita y de belleza asequible, nada ofensiva, poco sexuada, un poco Tom Sawyer, un poco pilla, desgarbada (a la manera del swinging London) y que lo mismo te cuela el papel de aristócrata que el de oficinista en la City. Tiene una cara "multitask", porque lo mismo aparece muy guapa que te da la sensación que es tu compañera de mesa en la oficina. Tiene, igual que toda su familia, ese tipo de piel transparente y blanca tan británica y tan poco habitual en el Mediterráneo donde las pieles suelen están más curtidas. La Campbell es como Kate Moss pero en buenito y siempre parece que está un poco fuera de lugar, incluso cuando desfila. Y esta actitud, que le sale a la inglesa de forma natural, es precisamente lo que la hace encantadora.

A mi de esta modelo, a parte de lo mencionado y de que es una experta amazona (y a mi sólo me caen bien las personas que montan a caballo y aquellas que tienen en mente aprender algún día a hacerlo o aquellas que apuestan en los hipódromos), me gusta especialmente su novio, el bueno de Otis Ferry, uno de los hijos de Bryan, el cantante rompecorazones de Roxy Music. Otis me gusta porque se mete en unos líos descomunales debido a que es un persistente defensor de la caza del zorro (y por lo tanto de un tipo de "inglesidad" muy concreta)…. caza del zorro, por cierto, a la que se dedica profesionalmente, porque, si no recuerdo mal, y creo que no, se dedica a la cría de "hunt hounds", o sea a la cría de perros de caza. El chaval, que tiene cinco caballos de caza y unos sesenta perros, como mínimo, ha llegado ha pasar cuatro meses en la cárcel por defender este supuesto deporte. Muchos ahí, en su país, le consideran un pijazo descerebrado pero a mi me cae estupendamente porque encarna un tipo de caballero inglés que, lejos de parecerse a la caballerosidad que practicamos por aquí, me gusta desde el punto de vista antropológico. Luego me gusta por su novia, por Edie y, fundamentalmente, porque simpatizo con su estilo. Si quisieran ustedes vestir bien, fíjense en como lo hace el bueno de Otis Ferry.

Mención a parte tiene la arquitecta Sophie Cambell, la madre de Edie, que me encanta totalmente porque tiene un aspecto similar al de otra de mis estilosas favoritas, la galerista Sadie Coles, a la sazón casada con el fotógrafo Jüergen Teller. He pensado que mañana les hago una lista de las mujeres que según mi humilde pero refinado criterio son realmente elegantes. No son muchas pero valen mucho la pena.

Etiquetas: lanvin

Continúa leyendo...

COMENTARIOS