Supermodelos frente a nuevas ninfas

¿Qué prefieres?

1.- Las supermodels

2.- Las nuevas ninfas

Las supermodels

Supermodelos frente a nuevas ninfasLas quisimos, las seguimos queriendo y se mantienen ¡estupendas de la muerte!
Linda, Naomi, Kate, Cindy, Christy... ¿Qué han pasado ya? ¿quince años? ¿y aún nos seguimos refiriendo a ellas por su nombre de pila? ¡Son las supermodels! Guapas, Divinas, Diosas y, de vez en cuando, Perras, como las llama mi amigo Gilbert, por saber poner esas poses , esos gestos que solo las "muy malas, muy malas" saben poner.

Son las que aparecen en los titulares de los periódicos y revistas anunciando cuanto (mucho) les cuesta levantarse de la cama cada mañana, las que hemos visto esnifando coca, enrolladas con rockeros en rehabilitación, las que han llegado a echar de vuelos transatlánticos, de hoteles, del backstage antes de empezar un show... Nunca vivieron tranquilas, aun siendo yogi freaks, y es que, como yo, ya tienen cuarenta tacos y les toca cuidarse el doble que las nuevas ninfas que tienen la mitad de su edad.

Repasemos: solo este año Linda Evangelista fue la imagen de Prada y de varias portadas internacionales. Christy Turlington se apartó del yoga savasana para hacer la campaña de Escada y la portada del Vogue París. Naomi Campbell hizo la campaña de YSL, apareció en la famosa portada negra del Vogue Italiano que dio tanto que hablar acerca del racismo y Shalom Harlow, con un par de años menos, fue la única modelo del desfile de Primavera/Verano 2009 de Victor & Rolf.

Miles de adolescentes frescas de Brasil, del Este de Europa y de los campos de maíz de Kansas están locas por ser capturadas por el ojo de Steven Meisel o Peter Lindbergh (como decía emocionada Martina Klein al entregarle el Prix Marie Claire a Lindbergh como el mejor fotógrafo de moda).



La moda, lo lleva repitiendo años, "nos pone la juventud". Entonces... ¿por qué nos empeñamos en estas madres de la mediana edad?, ¿Por nostalgia?

Supermodelos frente a nuevas ninfas Ellas fueron las últimas en conseguir las mejores portadas (ahora sustituidas por las celebrities del momento). Aparecer en estas portadas las hizo famosas -no como ahora, que han de ser famosas para salir en la portada- , quizás por ello Marie Claire dedicó la última portada del 2008 a la modelo del año Sasha Pivovarova, en lugar de a una famosa. Las supermodels, todas tenían mucha personalidad (hasta George Michael las serenó). No tenían miedo, no se escondían... ¡Todo les quedaba que ni pintado! Y así se hicieron famosas.

Ahora las portadas- al igual que la primera fila de las pasarelas- son del dominio de las famosas de West Hollywood, que siempre tienen algo que promocionar además de su imagen. Y la mayoría de modelos son asociadas a una atractiva y silenciosas anonimidad donde las colecciones son las estrellas y no ellas. Son muy jovencitas, son muy, muy delgaditas... Y la mayoría regresan a sus hogares -Rusia, Brasil o Kirgistán...- antes de que nos suene su nombre.

¡Con razón aún nos ponen la super models! Ellas representan lo sólido, el glamour logrado de una forma que la que añora su granja en Latvian no conseguirá jamás; lo siento, pero es así. Lucen trajes de más de 10.000 dólares, calzado de 7.000 como si lo sintieran, y lo sienten. Las supermodels además se lo creerán hasta la muerte. Ellas son una leyenda y, por lo menos a mí, por ser de su quinta, me alegrará verlas hasta que sus kilométricas piernas no den de sí.

Sigue leyendo... Las nuevas ninfas

Continúa leyendo...

COMENTARIOS