Visto en Marie Claire Francia, Frida Gustavsson, según Katia Pecnik

No sólo existe la moda en la vida de Frida Gustavsson. Deporte, amor por al naturaleza, una formación de reportera… y sin embargo… Con 22 años, ya es esperta en la materia.

Frida Gustavsson

Frida sólo tiene 22 años, rasgos de baby doll, pero ya es una mujer hecha y derecha. Empezó a ser modelo cuando tenía 15 años y pronto se codeo con las alturas, desfilando para Chanel, Lanvin, Hermès, Victoria’s Secret, posando para las campañas Prada, Marc Jacobs… “Estoy fascinada por la ropa y la manera en que expresa una personalidad. Mis mejores recuerdos son los desfiles couture con John Galliano, y Jean Paul Gaultier ocupa un sitio especial en mi corazón. Los shootings con Patrick Demarchelier o Tim Walker también fueron experiencias maravillosas.” Frida, que se considera “seria, ambiciosa e irónica”, sigue actualmente un curso para ser reportera: “Sueño con hacer el retrato de los personajes, delante o detrás de la cámara. Tengo una idea para un documental, y al mismo tiempo me dedico a nuevos proyectos con Nina Ricci.” Fan de David Bowie, del Velvet Underground, de Jozef van Wissem, Jarmush y Bergman, llena su Instagram de paisajes melancólicos, de grandes espacios. Un universo muy alejado de stilettos y otras noticias sobre comida subidas por chicas de su edad…Su apartamento de Estocolmo con espíritu de los 70 con tonos verde oscuro y con muebles escandinavos y obras de arte que empieza a coleccionar. “Me gusta el ritmo tranquilo de mi ciudad, sus parques y sus fuente. La naturaleza es mi inspiración principal. Me gusta leer, despertarme en la montaña y montar a caballo.”¿Demasiado seria Frida? Es que no conocéis su pequeña fantasía: es adicta a los juegos y sobre todo de World of Warcraft: “En estos momentos, juego a Her Story en mi Mac.”

Continúa leyendo...

COMENTARIOS