Visto en Marie Claire México: 'Helena Christensen'

Basta con escuchar su nombre para transportarnos a la era más gloriosa de la belleza femenina: el boom de las súpermodelos. Sin embargo, tres décadas más tarde, ya como madre, artista y empresaria, sigue dando de que hablar sirviendo como estandarte para las mujeres que no se conforman con una etiqueta.

Helena Christensen

¿POR QUÉ ELLA? Se trata de la bomba danesa que conquistó el mundo a finales de los ochenta como parte del exclusivo clan de las supermodelos. Con una vida tan intensa como fascinante, esta exploradora incansable y fotógrafa consagrada es la prueba viviente de que la belleza no tiene fecha de caducidad.

INSPIRACIÓN: el fetichismo aderezado con referencias surrealistas y texturas brillosas que nos remiten a la serie Inflatables de Jeff Koons. Pensamos en mujeres fuertes, como Madonna en el video Nothing Really Matters y la superheroína Elektra.

TENDENCIA: rojo total para denotar pasión y sensualidad. El uso de látex, los guantes y los ligueros transmiten una vibra erótica y peligrosa, sin abandonar la elegancia.

BELLEZA: se buscó respetar los dos sellos inconfundibles de este ícono de moda: una melena con máximo volumen –a cargo de Harry Josh– y esa famosa mirada felina, enmarcada por sombras oscuras. El afamado maquillista Vincent Oquendo y la manicurista Sunshine Outing lograron un efecto plástico tanto en los labios como en las uñas.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS