Burberry Prorsum Crucero y la silueta lápiz

En esta colección apuestan por la belleza

Burberry Prorsum

Y esto ("apuestan por la belleza") que ya comprendemos que dicho así, tan de sopetón, puede parecer muy cursi, no por eso deja de ser verdad. La búsqueda de soluciones bellas, en moda, no siempre es una prioridad, pero Christopher Bailey y su equipo están empecinados en ello, y hacen muy bien porque de vez en cuando nos viene a todos muy bien un poco de paz. En esta colección se sigue profundizando en los códigos de la firma británica pues sería absurdo no hacerlo teniendo como tienen un legaje tan potente. Además Burberry es sinónimo, pero también garantía, de buen vestir, eso es,  de prendas que funcionan y pensadas para la acción (sea esta cual sea).

Destacan aquí los estampados tie die sobre faldas y gabardinas, el corte lápiz de todas las prendas, las faldas tubo largas hasta un poco más allá de la rodilla pero más acá del tobillo (o sea, muy largas), las texturas de cola de sirena y el efecto de redes de pescador de colores descansando en el muelle, secándose bajo el sol. Hay un tres cuartos marinero precioso, telas pintadas (como los foulares del invierno), estampados abstractos de colores Bloomsbury, tonos pastel (muy del gusto de los ingleses porque todo lo pastel combina a la perfección con el gris de su cielo primaveral), encaje que deja entrever coulottes a juego (una solución a la que últimamente Bailey ya nos tiene acostumbrados) y el típico mix, que tan bien dominan las inglesas, entre interior de gasa cubierto por trench. Y hablando, claro que sí, de trench: aquí aparecen como si fueran auténticos vestidos, en corte junco, muy largos y entallados. Los bolsillos de plastrón abollonados crean un falso efecto polisón e, insisto, la falda tubo de tejido flexible (es decir que permite el paso) se erige como "la prenda que hay que tener" y aquí se combina con camisas, t-shirt de algodón fino escotadas o tope. Para la noche, vestidos plisados a la griega, un poco a la manera del Áuriga de Delfos.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS