Burberry Prorsum: efecto foulard

Los vestidos foulard y los estampados de la nueva colección (O/I 2014-15) de la firma inglesa remiten directamente al Grupo de Bloomsbury.

Burberry Prorsum O/I 2014-15

En más de una ocasión, Christopher Bailey, director creativo a la par que recién nombrado CEO de la firma inglesa (por cierto, esta doble faceta, le sienta muy bien a sus colecciones), ha declarado que le encanta la pintura de Duncan Grant.

El primo de Lytton Strachey y, como este, homosexual declarado, fue además y sin que eso fuera un problema, la pareja más sólida y duradera de Vanessa Bell, a la sazón hermana de Virginia Woolf. Bendito Grupo Bloomsbury y benditos todos aquellos que son capaces de vivir siguiendo unas normas imaginativas inventadas por ellos mismos para, simplemente, intentar ser feliz.

El trazo de Bloomsbury, y lo apunto también como metáfora, se deja ver en toda la colección. Son magníficos los vestidos que se confunden, atados por la cintura, con las gabardinas o con camiseros de gasa. Hay buenas prendas de abrigo de ante y piel vuelta, toques folk y algo de África (muy poco, muy como el efecto que un kilim hace en un salón eduardiano).

Es una colección delicada con capas de lana gruesa que recuerdan a las mantas ecuestres de Newmarket o a las de la colección de hombre de Louis Vuitton de hará dos temporadas atrás. Los accesorios nos recuerdan poderosamente al tono de los de Miu Miu y de Prada, dos firmas, cuya influencia e impacto recorre todos los rincones y jerarquías del Planeta Fashion.Bailey hace moda femenina, o ultrafemenina, que es un concepto trasnochado pero que aquí prende de nuevo debido a que los valores de lo femenino invaden cómodamente sus colecciones de hombre. Y así, sí.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS