Especial Alta Costura de Paris

Te quedarás sin habla

Dior Alta CosturaJohn Galliano y contención no son palabras compatibles. Es por ello por lo que sabíamos que, ante la crisis, el diseñador no iba a optar por la mesura. El Museo Rodin ha sido el escenario en el que la suprema colección de Christian Dior ha sido mostrada al público, que ha quedado asombrado ante el opulento desfile en el que los plisados, los volúmenes y las influencias pictóricas dejaban clara la definición de Alta Costura.


Sus acérrimas seguidoras, entre las que se encuentran Dita von Teese y Marion Cotillard, no quisieron perderse las más recientes creaciones de Galliano, que, probablemente, lucirán en algún acto público con la tranquilidad con la que una celebrity puede enfundarse en una obra de arte. Ellas no necesitan de la fase REM para poder disfrutar de sus diseños.


Galliano lleva la firma Dior a un nivel superior: toma los elementos insignia de la marca y los eleva al cuadrado. Sus hombros torneados, sus volúmenes abultados y ese New Look que Christian Dior creara se reinventan para brillar con más fuerza que nunca en el 2009. La feminidad de la silueta de la firma permanece, pero la austeridad de la post guerra se abandona para dejar al público soñando. Y es que, como afirma el propio Galliano, la moda está para soñar.

No te pierdas el vídeo del desfile. ¡Felices sueños!

 

Armani Privé


Armani Privé nos ofrece un billete de ida a Oriente. Pero el billete no nos traslada a un viaje estándar, sino a los años 30. Sus trajes abrazan el cuerpo de la mujer, con chaquetas que exageran los hombros con estructuras rígidas y faldas que fijan el largo en la rodilla. Los brillos y paillettes tienen cabida en una colección digna de alfombra roja. Encajes y borlas reinventan el traje de chaqueta. Una impecable colección que podría dividirse en dos partes: una primera más seria, en la que la gama cromática se apagaba a favor del negro, color crema y gris; mientras que la segunda poseía el glamour hollywoodiense, pintando las prendas de morado, amarillo, rojo y negro, haciendo de cada traje un candidato a los óscars. Armani nos ofrece un billete de ida. Comprar el de vuelta, ya depende de nosotros. Y, con estas propuestas, va a ser una compra complicada.

 

Chanel


La suciedad y la confusión que han tomado la actualidad ante la crisis económica han forzado a Karl Lagerfeld a partir de un trozo de papel blanco con el que empezar de cero. El diseñador vuelve a sorprendernos, vistiendo de innovación una pasarela en la que el blanco dejó de asociarse con minimalismo y simpleza. Complicados juegos realizados con organza, que desembocaban en preciosas flores bordadas con estos ligeros materiales.
Lagerfeld se ha inspirado en elaboradas figuras de porcelana del siglo XVIII y en los libros pop-up para realizar esta sorprendente colección
El taller de moda de Lemarié ha trabajado en 8 modelos de la colección, creando formas botánicas confeccionadas a mano a base de muselinas de seda y de satén. Los tocados se componen de pétalos, plumas y formas animales y vegetales, realizados en muselina, organdó o en satén de seda.

Lesage ha creado 15 modelos de la colección, siendo las flores y las hojas los protagonistas.

 


Las colecciones de Lacroix son, de por sí, excesivas, por lo que cuando se adentra en la Alta Costura, el resultado es espectacular. Cada conjunto ha de ser examinado con cuidado, revisándose cada detalle con mimo y dedicación. Hablar de colores predominantes sería una utopía, pues Lacroix juega con la paleta cromática y origina diversos universos y referencias en cada traje. De la inspiración militar a las reminiscencias más femeninas, para pasar por España y culminar la colección con un impresionante diseño que lució Vlada Roslyakova.

 

Givenchy

Riccardo Tisci abandona la melancolía y el negro, se pone el despertador por la mañana y abandona el mundo de la noche para abrazar la luz y el color del mundo diurno. Tan sólo al final de su colección vuelve a hacer uso de la dicotomía negro-noche. Los tonos nude y pastel, junto con las transparencias y encajes, dotaron al desfile de un aire romántico, que quedó magnificado por la pasarela, que fue cubierta con pétalos de rosas., recordando a las pinturas de Lawrence Alma-Tadema.

Valentino


Maria Grazia Chiuri
y Pier Paolo Piccioli no lo tenían fácil: no sólo habían de mantener el espíritu de Valentino, sino que tenían que demostrar que la firma continuaba en lo alto pese a la salida de Alessandra Facchinetti con tan solo dos colecciones a sus espaldas. El dúo optó por retomar las bases de la prestigiosa casa, apostando por un look muy femenino que hacía que, cada vestido, fuera un firme candidato a ser lucido en la alfombra roja.


Elie Saab

Elie Saab es sinónimo de noche. Cada una de sus creaciones parecen concebidas para ser lucidas sobre la alfombra roja, aunque esta colección ha demostrado una tímida mesura en los colores empleados. Colores nude, grises perla y tonos marfil coloreaban los impresionantes diseños del libanés, que habían sido trabajados con brocados y aplicaciones de chifón.

Jean Paul Gaultier

La dicotomía chica buena/chica mala, así como el gusto del diseñador por la caligrafía, se tradujeron en una colección basada en el blanco y negro. El encaje, uno de los protagonistas de esta edición de la Alta Costura, se combinó con calados, que dotaron a cada prenda de una sensualidad deslumbrante. Sensuablidad y feminidad reforzadas por la presencia sobre la pasarela de la ex modelo Inès de la Fressange.
Los años 80, con sus hombros marcados, volvieron a París de la mano de Gaultier, mientras que los vestidos negros de cuello smoking, junto con los vestidos pantalón, sirvieron para homenajear a Yves Saint Laurent.

 

Si quieres ver todos los vídeos:

Alta Costura París

 

 

 

 

Etiquetas: alta costura, chanel, elie saab, valentino

Continúa leyendo...

COMENTARIOS